Guajito, sal de Polvo Elaborada de 7 Chiles Secos de Origen Oaxaqueño Ganador del Premio

Por José Luna

*Ganador del Premio UVM por el Desarrollo Social 2018

Argonmexico / NOCHIXTLÁN, Oaxaca; 20 de noviembre de 2018.- Cuatro jóvenes originarios del estado de Oaxaca, consolidaron Guajito, una sal de 7 tipos de chiles secos en una salsa tradicional estilo guajito y en un exquisito polvo para bebidas sabor cacahuate, producto artesanal ganador del Premio UVM por el Desarrollo Social 2018.

Erika Adriana Ramírez fundadora de Guajito, busca generar un impacto social positivo en la mixteca Oaxaqueña, a través de la generación de empleos a jóvenes y con ello evitar que siga creciendo el índice de migración en la comunidad, donde solo se encuentra el 30% de los jóvenes debido a que el 70% emigra a los Estados Unidos buscando una mejor calidad de vida.

Debido a lo anterior, Erika Adriana, y otros tres jóvenes, Erick Aquino López, Eleazar Arturo Romero y Karen Dorelia Pérez, comenzaron en la comunidad de San Antonio Perales, Nochixtlán, la siembra y producción de chiles secos que ocupan en los diferentes productos de Guajito.

“Guajito se dedica a la producción y comercialización de una deliciosa sal de 7 tipos de chiles secos de origen Oaxaqueño, una rica salsa tradicional de 7 chiles y un exquisito polvo para bebidas sabor cacahuate. Actualmente tenemos 4 puntos de venta en la Ciudad de Oaxaca pero tenemos la certeza que llegaremos a posicionarnos como la sal de chile más rica y saludable de nuestro país”, comentó Erika Adriana.

La ganadora del Premio UVM por el Desarrollo Social comentó que en la comunidad de Santa María Chachoapam hay una población de 2,600 personas de las cuales 1,450 son mujeres y 1,150 son hombres; 3.22% de la población es analfabeta (el 2.60% de los hombres y el 3.70% de las mujeres).

El 0.46% de la población es indígena, y el 0.23% de los habitantes habla una lengua indígena. 39.31% de la población mayor de 12 años está ocupada laboralmente (el 53.65% de los hombres y el 27.98% de las mujeres).

Las principales actividades socioeconómicas de la comunidad son la siembra y venta de maíz, frijol, trigo y alfalfa. El frijol es el cultivo de más importancia, ocupa 37% de la superficie sembrada. El maíz, como se puede apreciar es el cultivo que ocupa el segundo lugar en la superficie de siembra con casi 50% del total del área utilizada para agricultura en el municipio.

Guajito, no solo genera beneficio sino además habilidades sociales y empresariales en los jóvenes de la comunidad; “por ejemplo Guajito tiene un programa para enseñar a hacer recetas de cocina con nuestra salsa y sal de 7 chiles y además de hacer galletas sabor cacahuate, como alternativa de negocio para los jóvenes. Lo que hemos observado es que al ver proyectos como Guajito que se consolidan, ellos se motivan a generar ideas de emprendimiento por lo que los impulsamos para las lleven a cabo y formar parte de ese esfuerzo para que nuestro estado pueda tener crecimiento económico y la respuesta es positiva”, explicó.

Por el crecimiento económico que tiene Guajito, comenzaron vendiendo el producto a un grupo pequeño de personas y actualmente ya tiene 4 puntos de venta en el estado de Oaxaca, además de que han participado en ferias muy conocidas en México como lo es la Semana Nacional del Emprendedor, Feria PRONAFIM, entre otras, así mismo han empleado a más jóvenes ya que Erika comenzó vendiendo sola y ahora son 7 jóvenes y a pesar que aún falta inversión para llegar a las grandes franquicias, saben que lograrán expandirse.

La fundadora de Guajito señaló que a través del Instituto Oaxaqueño del Emprendedor y la Competitividad, han sido beneficiados con la incubación de su negocio a través de las incubadoras aliadas y con ello obtener un modelo de negocios. Asimismo, 4 negocios Oaxaqueños les permitieron introducir sus productos este año y tienen más oportunidades de incorporarlos a muchos más.

Actualmente la empresa cuenta con un molino eléctrico, el cual es insuficiente para cumplir con los niveles de producción que demanda el mercado. “Cabe mencionar que nosotros sembramos los chiles ocupados en los productos, sin embargo, en este primer año no tuvimos la cosecha esperada debido a la falta de agua por lo que necesitamos un sistema de siembra, riego y cultivo que nos dé los resultados esperados para poder apoyar a las dos familias de la comunidad que colaboran con la cosecha”.

“Gracias a que somos uno de los 15 ganadores del Premio UVM por el Desarrollo Social, con los recursos que nos den los vamos a utilizar en la adquisición de 2 molinos eléctricos, para el piso firme del taller donde se realizan los productos en la comunidad, para la construcción de dos braceros con comales donde se hará el asado de los chiles y de alcanzar, para compra de materia prima”, concluyó.