GPPRI Dispuesto al Análisis para Aprobar T-Meccon Estados Unidos y Canadá

Por Jaime Arizmendi

Argonmexico / El Grupo Parlamentario del PRI (GPPRI) en el Senado de la República se declara listo y preparado para analizar el tratado comercial de México con Estados Unidos y Canadá, (T-MEC) que fue firmado por los gobiernos de los tres países en noviembre del año pasado.

Sin embargo, las y los senadores priistas señalan que esta buena disposición y el avance para lograr el consenso de su aprobación por parte de los representantes de las diversas bancadas, se puede ver ensombrecida por las provocadoras declaraciones del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a las exportaciones de productos mexicanos.

El GPPRI sostiene que las autoridades de nuestro país deben ir más allá de la carta que el Presidente enviara al mandatario norteamericano para fijar la posición frente a esta nueva provocación; se debe mantener una postura enérgica de parte de los funcionarios mexicanos para negociar y garantizar que la aprobación del Acuerdo se dé en los términos suscritos originalmente, puntualizan.

Advierten que no se puede llegar a negociaciones con debilidad; se requiere firmeza de nuestros representantes para lograr acuerdos favorables, sobre todo porque cuentan con el apoyo de las fuerzas políticas representadas en el Poder Legislativo.

Precisan las y los legisladores que coordina el senador Miguel Ángel Osorio Chong, que el Gobierno no debe desviar la atención ni confundir la aprobación del T-MEC con amenazas de restricciones comerciales si no se frena la migración de centroamericanos que buscan llegar a los Estados Unidos, pasando por nuestro país.

Las y los legisladores del PRI están conscientes de la urgencia de subscribir este Acuerdo, pero afirman que se debe actuar con responsabilidad mediante el trabajo parlamentario ordenado que se traduzca en mejores condiciones comerciales para nuestro país y sus socios comerciales.

En tanto, enfatizan que los representantes de nuestro país no deben permitir presiones ni chantajes para la suscripción del Acuerdo, con amenazas de imposiciones arancelarias a la exportación de productos mexicanos.