Gasolina, una Digna Película Centroamericana

Gasolina, una Digna Película CentroamericanaPor Héctor Trejo S.

Argonmexico.com / ¿Hace cuánto que no ve usted en cartelera anunciada una cinta guatemalteca? Mejor aún ¿Desde cuándo no ve una película centroamericana de buenas hechuras? Pues hoy día le voy a recomendar “Gasolina”, un filme pensado y concretado en tono minimalista, dirigido por el guatemalteco, Julio Hernández Cordón, quien al momento de filmar, no había siquiera terminado sus estudios de cine.

 

Para empezar, la fotografía llevada a cabo por María Secco, tiene un toque absolutamente reygadesco, pues está llena de planos generales que capturan muy frecuentemente los rostros de los tres protagonistas y nos ayudan a determinar su relación, con tomas subjetivas que ponen al descubierto un sin número de detalles relevantes para la historia, muy similar al trabajo de Diego Martínez Vignatti en la mítica “Batalla en el cielo”.

Se trata de un grupo de jóvenes (José Andrés Chamier, Francisco Jácome, Carlos Dardón), no precisamente pandilleros, pero si a un paso de serlo, que roban gasolina a los autos que van encontrando en su camino, con el único propósito de salir a divertirse por las noches en el carro de la madre de uno de ellos, aunque en la calle encuentran constantes complicaciones que ponen a prueba su amistad.

A caso la historia así contada es solo un esqueleto bien planteado, que genera un guión redondo en todos los sentidos, pues pone en evidencia el poco contacto entre padres e hijos de no ser para choques frontales, “la libertad” así entendida por los protagonistas y la agresividad social en la que viven envueltos los grupos que integran para divertirse.

Si esto aún no le atrae la idea de ir a verla, es preciso mencionar que es un filme concretado con un presupuesto bajísimo, que triunfó ante la crítica especializada y los asistentes del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, donde obtuvo el premio Horizontes Latinos, además de algunos otros galardones en Lima, Guadalajara, Asunción, entre otros certámenes del séptimo arte.

Es pues una película sumamente recomendable, si es usted amante del buen cine latinoamericano y en particular centroamericano, que no llega mucho a nuestro país, seguramente disfrutará de esta buena opción en cartelera, que desafortunadamente no llegan un buen número de copias, así que habrá que apurarse para poderla ver en la pantalla grande.  

Sólo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas comentarios o sugerencias: trejohector@gmail.com

Deja un comentario