“Fuego”, una Caldera de Sentimientos a Flor de Piel

Cinematógrafo 04Por Héctor Trejo S.

Argonmexico.com / En el recuento de los años, Guillermo Arriaga ha acumulado fama cinematográfica por la grandiosa calidad de sus guiones; la inmensa mayoría de ellos redondos y pasionales, aunque como todo personaje destacado, el defeño no se quedó ahí y ahora nos ofrece su ópera prima, “Fuego”.

En esa película, donde además de geniales interpretaciones, encontramos lo que siempre lo ha caracterizado; es decir, un coctel de historias de buenas hechuras.

Comencemos por comentar el gran trabajo histriónico de tres grandes del cine mundial: Charlize Theron quien personifica a Sylvia, una mujer con pocas ganas de vivir, que administra un restaurante y quien suple sus emociones incontrolables por medio del sexo, llevando a la cama a extraños y auto infringiéndose lesiones corporales. Acaso uno de los papeles más complicados y mejor consumados de la sudafricana.

En la cinta, también luce la despampanante Kim Bassinger, que interpreta el papel de Gina, una mujer que se vive ocultando de su sociedad para darle rienda suelta a un amor prohibido con un mexicano interpretado por José María Yazpik. Él es Carlos, un avecindado que lucha por destacar en la Unión Americana y que se enamora de Gina.

Este triángulo histriónico, apoyado además por actores de la talla de Jennifer Lawrence y John Corbett, integra un equipo que le facilita el trabajo en su ópera prima a Guillermo Arriaga, y catapulta la película a un nivel importante.

Lo que ya podemos considerar como algo normal en las cintas donde participa el mexicano es el guión, que termina por consumar una serie de historias redondas todas, dónde la tensión y los excesos, son componentes inherentes a una vida social precedida por conflictos.

Valga recordar que el éxito de películas como “Amores perros” o “Babel”, se debió en gran parte al trabajo guionístico del propio Guillermo Arriaga, quien ahora en “Fuego”, nos deja constancia de que sigue siendo el gran maestro de la narrativa encaminada a la pantalla grande.

Es, pues, una muy buena cinta, encaminada a un público selectivo, que procura cine pensante, emotivo y por momentos desgarrador; con ese toque mágico en las actuaciones. En resumen, una opción sumamente recomendable.

Sólo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias: trejohector@gmail.com

Deja un comentario