Exitosa, VI Espartaqueada Nacional de Matemáticas

Por Nancy Grajeda / Colaboración Especial

*Elevar Nivel de Matemáticas de México, Urgencia Nacional *Hay que Saber Matemáticas para Actuar Sobre la Realidad y Liberar al Pueblo: Aquiles Córdova

Argonmexico / Este fin de semana se realizó en Tecomatlán, Puebla, la VI Espartaqueada Nacional de Matemáticas, concurso organizado por la Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios “Rafael Ramírez” (FNERRR), el Centro Mexicano de Estudios Económicos y Sociales (Cemees) y Antorcha Magisterial (AM).

Este concurso, planteado e impulsado en principio por los doctores Elvio Accinelli y Leobardo Plata, pretende masificarse cada vez más y atraer a los estudiantes más pobres del país. Tiene como objetivo contribuir a corregir la preocupante situación educativa de nuestro país, efecto del modelo económico nacional, pues las matemáticas son un elemento clave para el desarrollo económico de una nación.

Ello, ya que sin la aplicación de éstas a la tecnología de los medios de producción de mercancías, no habría sido posible la enorme riqueza que actualmente produce el sistema: hoy la humanidad produce más riqueza que nunca antes en toda su historia gracias a que la economía ha alcanzado niveles de ciencia exacta, y en eso han contribuido enormemente las matemáticas como herramienta aplicada.

Sin embargo, la economía se ha olvidado de analizar objetivamente la forma en la que el sistema actual cumple con esa función primordial y última; es decir, se olvidó de la crítica a las bases sociales del sistema, a la obligación social de una economía, que es el bienestar de todo el que trabaja en ella.

Nuestra economía actualmente no se interesa en la justa distribución de la riqueza, pues el imperialismo norteamericano no permite que se afecten sus intereses económicos. Se ha acabado ya la libre competencia; la riqueza está centralizada en unas cuantas manos que mandan en los países y en el mundo entero.

Así, la economía matemática produce importantes resultados, pero a costa de las necesidades de las grandes masas trabajadoras. Como ejemplos están la insatisfacción del mercado mexicano por parte de las empresas ricas que producen para exportar, no para el mercado interno; los sistemas impositivos que no gravan las ganancias de las grandes empresas y los paraísos fiscales; y en términos generales, la alta concentración de la riqueza mundial en ocho personas, según la Oxfam y, por tanto, la pobreza que sufre más de la mitad de la humanidad. Esto es producto de la economía matemática.

A pesar de que la matemática eleva la productividad de la economía y la del trabajo, no incrementa el salario de los trabajadores y sólo lo hace a condición de elevar al mismo tiempo los precios bajo el pretexto de que el primero no puede aumentar más que la productividad.

Necesitamos un modelo económico que acorte la línea entre ricos y pobres, y que garantice que vivamos en mejores condiciones. En consecuencia, necesitamos una economía que vuelva a los orígenes, donde trabajemos todos por el bien de todos; necesitamos un pensamiento muy disciplinado por la matemática, pero que no se someta a la matemática.

La matemática es una guía para actuar y aprender a pensar por nosotros mismos, a no creer toda la información que nos es dada. Entonces, esta ciencia nos ayudará a discernir y entender mejor el mundo, pues las matemáticas educan a la mente, la vuelven más disciplinada y la ayudan descubrir verdades profundas y encontrar la verdadera razón de fondo de cada problema; esto es posible considerando necesariamente la práctica, de lo contrario minusvaloramos todo lo que no sean matemáticas y con mayor razón todo lo relacionado con la sociedad.

En este sentido las matemáticas nos ayudan a entender científicamente qué es, en qué consiste y cómo ha evolucionado la sociedad; cómo hemos llegado adonde estamos y qué podemos hacer para terminar con los males de la sociedad actual.

Por eso, hay que elevar el nivel de las matemáticas, y de la ciencia en general en México. En este sentido, necesitamos otra política, otro Estado; uno que cambie el modelo económico que beneficia solo a unos pocos. Éste es el objetivo principal de la Espartaqueada Nacional de Matemáticas, contribuir a la transformación radical del país. Sabemos que aún falta mucho camino por recorrer para lograr nuestro cometido, pero nuestro ejemplo y nuestro esfuerzo son un buen comienzo para elevar el nivel de vida de los mexicanos.

En el evento de inauguración, Aquiles Córdova Morán, líder nacional del Movimiento Antorchista, señaló que “Antorcha forma doctores de alto nivel para que ayuden al pueblo de México en el terreno material, la organización trabaja diariamente con el pueblo, enseñándole a respetar sus derechos y enseñándole a luchar por mejorar sus condiciones materiales”.

Reconoció también que es necesario trabajar a partir de la ciencia y hacer ciencia a partir de la práctica; dijo que “las grandes ideas son para ponerse en práctica y que Antorcha Revolucionaria no pierde de vista este objetivo: impulsar la ciencia, pero sin olvidarse del pueblo mexicano, dándole conocimiento para que pueda liberarse.

En este sentido llamó a todos los estudiantes a saber matemáticas no solo para saber y beneficiarse de su sabiduría, sino para actuar sobre la realidad y liberar al pueblo del colonialismo interno y externo.