Esténtor Político

Por Miguel Ángel Casique

*Los Mexicanos Pobres También Exigen a Candidatos y Partidos den a Conocer Propuestas Concretas y Claras

Argonmexico / Cada hora, días, semanas y meses que pasen, en la contienda electoral se irán viendo cosas nuevas y posiciones diferentes de organizaciones gubernamentales, empresarios y de los hombres que mantienen la economía de México; por un lado, la clase poderosa que domina la economía del país quiere asegurar sus intereses que “serían” afectados, por ahora, con las declaraciones del morenista López Obrador y, de llegar a la presidencia, con acciones no favorables para ellos.

Es cierto que tanto la IP como los dueños de los grandes negocios hablan de que perderá el país y que podría entrar en una crisis, peor y más cruel de la que ya tenemos. Pero casi no oímos, entre sus preocupaciones, dónde quedan los trabajadores; la pelota sólo se mueve entre los empresarios, hombres de negocios y los candidatos y partidos políticos; de la población muy poco se acuerdan.

En los últimos días, sobre todo la semana anterior, hemos sido testigos de los dimes y diretes sobre si el Aeropuerto se cancela o sigue su construcción; por un lado el gobierno federal, Ricardo Anaya y José Antonio Meade defendiendo la postura de que si se cancela el NAIM será un retroceso para el país y habrá una pérdida de al menos 120 mil millones de dólares; la otra postura que sigue manteniendo el candidato López Obrador, es amenazar con que será cancelado; aunque esto último, a medida que pasan los días, se ve menos probable.

Este martes nos encontramos con que la Coparmex, encabezada por Gustavo de Hoyos, sacó un desplegado-manifiesto que contiene siete puntos. Ahí se dice que el 1 de julio se vivirá una elección histórica en donde más de 88 millones de mexicanos podrán ir a las urnas y que es una responsabilidad votar y definir el futuro del país.

El manifiesto hace referencia a que en una verdadera Democracia la mejor manera de gobernar un país es no acatando la voluntad de una sola persona o partido político, sino de toda la sociedad, respetando ante todo el estado democrático de derecho. Muy buenas palabras, cerca y a lo lejos se escuchan bien, y nadie en su sano juicio estaría contra ellas. Pero ¿Eso es todo?

El documento llamado MANIFIESTO MÉXICO, en resumen, pide a los partidos políticos, candidatos y autoridades que se comprometan a no conservar resabios, ni mucho menos regresar a un pasado autoritario, centralizado y clientelar (Ojo, pues esto –según ellos- sería el origen de los males de México) que ha propiciado pobreza, inequidad, desigualdad, ilegalidad, corrupción, privilegios, inseguridad, y el enorme desperdicio de recursos públicos que ha mantenido el país por debajo de su potencia.

La Coparmex pues, exige conocer de parte de los candidatos propuestas concretas a siete demandas: empleo, finanzas y competitividad, seguridad, estado de derecho, educación, desarrollo sostenible, y oportunidades para un México incluyente. El documento remata que “Partidos y Candidatos: Exigen conocer sus propuestas concretas a estas siete demandas. ¿Cómo lo harán, con qué recursos y para cuándo? ¡Queremos escucharlos ya!

El Clímax no Político…

¿Y los mexicanos más pobres? También ellos exigen que de parte de los cuatro candidatos que quieren gobernar el país presenten propuestas claras y concretas para atacar los principales problemas de la Nación; y todo eso quedaría resumido en comenzar a cambiar el modelo económico que ya no es apto para atender las necesidades de la población, un modelo que cada vez está más caduco y es inservible.

Eso si los empresarios sienten que los candidatos, con sus partidos y políticos, no están presentando verdaderas alternativas de desarrollo y bienestar para el país, además de que no se atenderán problemas de inseguridad, pobreza, y educación; los mexicanos más pobres del país, que ya rondan los 100 millones, también están preocupados y, como se dice coloquialmente, “están con el Jesús en la boca”, porque su situación de miseria e injusticia social ya no aguanta más. Éstos, los más desamparados de la patria, también ¡quieren escuchar ya a los candidatos! Por el momento, querido lector, es todo.