Esténtor Político

Por Miguel Ángel Casique Olivos

*¡Stop! real a súper delegados en seguridad o una maniobra política

Argonmexico / Este martes se anunció, -tras la presión en la Conago y principalmente por parte del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles y el gobernador electo de Jalisco, Enrique Alfaro-, que los súper delegados no tendrán injerencia ni darán instrucciones en el tema de seguridad; sin embargo, llama la atención que ahí en ese mismo discurso se reafirmó que donde si tendrán todo el “poder” es en asuntos de desarrollo social, un tema que interesa mucho al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

En la reunión de gobernadores el presidente se comprometió a que los delegados federales, no van a tener intervención de manera directa ni podrán dar instrucciones en lo que se refiere a la seguridad pública y se dieron instrucciones a don Alfonso Durazo, titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) para que nombre secretarios técnicos estatales con experiencia probada para coadyuvar en esta materia.

La petición principal fue “que se respete la ley de cada Estado y de cómo se integra el Consejo Estatal”; y es que los gobernadores previamente habían acordado, en una reunión en la Ciudad de México, que solicitarían al presidente que los delegados no tuvieran a su cargo la seguridad de las entidades, tal y como se había interpretado al aprobarse su creación en la Cámara de Diputados; con ese nuevo acuerdo, la seguridad en los estados seguirá siendo responsabilidad de cada gobernador.

Además, quedó claro que si se formaliza la llamada Guardia Nacional tendrá que haber coordinación directa con quien sea responsable en su momento; uno de los que más protestaba era el gobernador tapatío, pues aseguró que en su estado ya se estaban enviando oficios donde se citaba a los mandos policíacos, algo que irritó al gobernante.

Pero, ¿López Obrador echa para atrás sus propuestas nuevamente ante la presión?, ¿los gobernadores seguirán haciendo bloque para frenar otras propuestas que no favorezcan a las entidades? Los más activos en toda esta inconformidad fueron el gobernador de Michoacán y el recién electo de Jalisco; pero cabe la posibilidad, por la forma en que se está conduciendo el gobierno morenista, que se vayan sumando otros gobernadores y quizá no importaría el color, siempre y cuando se le tenga que hacer frente a imposiciones que vengan desde el gobierno federal; faltaría ver hasta dónde está dispuesto a ceder el “iluminado”, como le llamó don Muñoz Ledo, al presidente mexicano.

Al parecer el mandatario morenista no pierde mucho con ceder en el tema de seguridad, pero también se deja ver que no estará dispuesto a ceder en los programas sociales que se impulsarán desde el centro del país, y esos sí serán distribuidos a través de los delegados federales; la razón es muy sencilla, ese es un capital político que debe cuidar a detalle, porque eso que el llama apoyo directo a la gente, sin intermediarios, tiene un objetivo, seguirle garantizando el voto de al menos esos 30 millones de mexicanos que votaron por él, algo que de todas maneras se ve muy difícil dadas las políticas sin un plan acertado que está implementando. Entonces, el ceder en seguridad, sin duda es una maniobra para reforzar aún más el manejo de los programas sociales a través de sus delegados federales. ¿Habrá algún gobernador que diga algo al respecto en los próximos días?

El clímax no político…

La pelea entre funcionarios del Poder Judicial de la Federación y López Obrador va a seguir; por un lado ya son al menos 3 mil las solicitudes de amparo para que jueces, magistrados o servidores públicos no sean sancionados al querer mantener sueldos por arriba del que tienen el presidente; por otro lado, Obrador ya dijo que si no están de acuerdo con ganar menos de 108 mil pesos que se vayan al sector privado.

Es curioso cómo se van dando las cosas y qué tono van teniendo las respuestas a cada una de las inconformidades de los mexicanos, por ejemplo ante la declaraciones de algunos funcionarios del Poder Judicial de la Federación al asegurar que la reducción salarial fomenta la corrupción, a lo que AMLO dijo que eso es “poco serio”; puede ser poco serio, pero lo que importaría aquí es qué va a pasar si se siguen pelando ambos poderes y quién va a ganar o quién va a someter (imponerse) a quién. El tema dará aún mucho de qué hablar en los próximos días, pero, algo de lo que se ve en el tema de seguridad, programas sociales y con el Poder Judicial apenas son los primeros renglones de los primeros capítulos de la novela “Llegó un nuevo presidente”.