Esténtor Político

Por Miguel Ángel Casique Olivos

  • ¿Quién ganó tras la consulta del Aeropuerto?

Argonmexico / La primer “consulta” popular que fue muy promovida en medios de comunicación tradicionales y electrónicos, así como en las redes sociales, -antes de tomar posesión el nuevo gobierno el próximo 1º de diciembre-, en nada o en muy poco beneficiará a los mexicanos pobres, ni siquiera a una cuarta o quinta parte de la población; entonces ¿quién ganó realmente con esta consulta sobre la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México?

La “decisión” del nuevo Aeropuerto no favoreció a Texcoco y se hará en Santa Lucía, se va hacer, pues, en donde ya estaba más que decidido y la consulta no era necesaria; quienes resultaron felices y ganones son los empresarios y las grandes constructoras, porque, hasta antes de este domingo 28 de octubre, se hablaba de que los municipios del Estado de México serían afectados por el ecocidio y también se hablaba que existía una total desinformación, tanto  así que 8 de cada 10 mexicanos no sabían, ni saben, en dónde está Santa Lucía o la zona de Texcoco donde se realizaba la actual construcción.

El gobierno actual, que está en sus últimos días de administración, se va, pero aún tiene interés en dejar una fuerte obra que beneficie a algunos de sus allegados. Incluso, por eso se hicieron muchos movimientos e intentos de “protesta” para que el gobierno recién electo cancelara esa consulta; pero, al ver que no se lograría, desde el día martes 23 y miércoles 24 de octubre, grupos de empresarios, banqueros y aerolíneas extranjeras comenzaron a operar para que la decisión fuera la de Texcoco.

¿Pero… quién ganó con el resultado de esta consulta? Los 130 millones de mexicanos ganan poco o nada y quedan en la misma situación; basta ver algunas estadísticas para darse cuenta que 7 de cada 10 mexicanos nunca ha viajado en avión y por tanto no les interesa el lugar en donde se construyera el NAIM; y, los pocos que tienen acceso a los vuelos como medio de transporte, son casos que saben perfectamente que un beneficio real en el tema sería, por ejemplo, cuando las aerolíneas, sin distinción, compensen a los pasajeros por los retrasos o cancelaciones de vuelos; más allá de eso, el aeropuerto se podía construir en cualquier lugar o espacio del país.

Donde quizá una parte de la población obtendrá algún beneficio es al lograr que le den empleo durante todo el proceso de la construcción y, luego, una vez concluido el megaproyecto, tras la operación de las nuevas instalaciones, algo más podrá beneficiar a la población cercana a esas instalaciones; pero más allá de eso, la inmensa mayoría del pueblo mexicano, ni pierde, ni gana.

Una encuesta de Parametría fue clara, si 7 de cada 10 mexicanos nunca han viajado en avión, entonces por qué tendría que haber interés de la población, vía una “consulta popular”, para saber qué lugar es mejor opción; si México estuviera en las condiciones de otros países como Brasil, Francia, España o Estados Unidos, donde la población viaja más en este tipo transporte, la decisión de los ciudadanos tendría algo de sentido y se agradecería el “noble gesto ” del nuevo presidente al tomar en cuenta quien lo llevó al poder.

La consulta tuvo un objetivo y fue alargar la “buena” percepción del gobierno entrante por otros meses más, porque ya la luna de miel, gracias al bono democrático que le dieron a AMLO, se ve muy mermada a menos de un mes de asumir la Presidencia de México. Tras recorrer cuatro meses después del triunfo, los grandes inversionistas y empresarios quieren perder lo menos y ya vieron que algunas decisiones del nuevo gobierno no están pensadas y planeadas y que, tarde o temprano, les podrían generar caída y daño a su economía, que también afectará a la economía y finanzas del país.

Quien gana, aún con el temor de inversionistas y empresarios, son ellos y el mismo López Obrador; los primeros porque podrán invertir sus capitales en el megapoyecto del Aeropuerto y ahí está en la punta el empresario Carlos Slim; López Obrador gana, porque ante los mexicanos llega con la bandera de que el pueblo es quien decide y manda; aemás de que dirá el “cumplió” con su propuesa de campaña. Esta es, posiblemente, la primera consulta de toda una serie que realizará el nuevo gobierno morenista, pero si fuera un gobierno de pura consulta popular, bien le caería el dicho, también popular, de que “El que tiene tienda que la atienda y si no, mejor que la venda”.  Y además, hay que recordar que 1.19% del padrón electoral, que consta de 89.6 millones de ciudadanos es muy poco, y más poco si hablamos de los 130 millones de mexicanos.

¿Alguien sabe dónde esán los 33 millones de mexicanos que votaron por López obrador? Sólo es pregunta.

El clímax no político… La justicia que nunca llega. Un llamado al gobierno oaxaqueño de Alejandro Murat, pues este fin de semana no fue de él, gracias al fuerte mensaje que le realizó el Movimiento Antorchista durante su III Concurso de Folclor Internacional celebrado en el famoso auditorio de la Guelaguetza este 27 de octubre; ahí, ante al menos 10 mil oaxaqueños los líderes antorchistas, Homero Aguirre Enríquez y Gabriel Hernández, le dijeron que detenga los crímenes contra campesinos de Santo Domingo Yosoñama y que detenga, también, a los autores materiales e intelectuales de tan horrendos crímenes.

“Antorcha exige justicia para los campesinos asesinados de Santo Domingo Yosoñama por parte de sicarios protegidos por una mafia asentada en San Juan Mixtepec y que ha gozado de protección gubernamental por lo menos durante una década”; el también vocero nacional, Aguirre Enríquez, pidió, con respeto pero con energía, que el gobernador Alejandro Murat castigue a los asesinos, “exigimos justicia y alto a los crímenes en Yosoñama”. ¿Alejandro Murat tomará nota? Por el momento, querido lector, es todo.