Entrega Antorcha Pliego Petitorio en Alcaldía de Izcalco

Por Nancy Grajeda / Colaboración especial

Argonmexico / Un grupo de antorchistas dirigidos por el activista  social, Víctor Roldán Hernández,  entregaron su pliego petitorio en la alcaldía de Iztacalco,  en donde se enarbolan sentidas demandas que de resolverse vendrán a beneficiar a cientos de habitantes de esta demarcación que viven en la pobreza y marginación.

Entre las demandas que contiene el pliego petitorio se encuentran: La construcción de la techumbre, alumbrado, y depósitos de basura para  la cancha  deportiva ubicada en la calle Sur 4, esq. Oriente 245; arreglo de la cisterna  y tubería para la Unidad Habitacional Ignacio Zaragoza y la donación de una bomba hidráulica, impermeabilizante, instalación de un comedor comunitario en la colonia Juventino Rosas, construcción de una cancha de usos múltiples, seguridad y apoyo para diversos programas sociales, como son: Médico en tu casa en tu casa, salud visual y bucal, etc.

Y porque el Movimiento Antorchista en un amplio promotor del arte y el deporte, continuamente se realizan encuentros y concursos en diferentes ámbitos de estas 2 grandes del quehacer humano que lo engrandece, se solicita transporte, material deportivo y uniformes para los grupos que acuden a los mismos.

Entre otras demandas importantes  se encuentran los permisos para que los deportistas antorchistas puedan seguir practicando sus actividades en las canchas de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca.

El documento fue recibido por el  secretario particular del alcalde de Iztacalco, Manuel Sánchez, mismo que se comprometió a revisarlo  y  a agendar una cita para dar una respuesta.

La dirigente del Movimiento Antorchista capitalino, Gloria Brito Nájera, una vez más hizo extensivo su apoyo a los antorchistas de esta alcaldía para seguir insistiendo en la solución de las demandas de su pliego petitorio, señalando que es un derecho del pueblo exigir a las autoridades atención a las sentidas necesidades de la población, cuya solución depende de los mismos impuestos que la ciudadanía paga  con regularidad, así que es una obligación de los gobernantes resolverlas.