En Regulación de Cannabis se debe Garantizar el Derecho a Espacios Libres de humo de Marihuana

Por  Daniel Gómez Trejo

*Plantea sociedad civil la creación de centros supervisados para el consumo de esta sustancia

Argonmexico / El diputado José Luis Montalvo Luna, integrante de la Comisión de Educación, advirtió que en la discusión por la regularización del uso de cannabis se debe establecer una prohibición para que no sea fumada en lugares públicos, a fin de garantizar el derecho ciudadano a espacios libres de humo.Durante el foro “Espacios Libres de Humo de Cannabis”, el legislador enfatizó que la Cámara de Diputados busca fomentar la práctica de parlamento abierto en los temas de interés nacional, tal es el caso de la regulación del uso, consumo y manejo medicinal de los  derivados de la marihuana.

Indicó que varios países están muy adelantados en el tema; por ejemplo, Estados Unidos ha legislado para manejo industrial, agrícola y uso recreativo de esta sustancia, de ahí la importancia de abordar este asunto.

Recordó que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en su paso por el Senado de la Republica, dejó una propuesta de ley para el uso específico de la marihuana y la posibilidad de que sea empleada en espacios públicos con sus correspondientes regulaciones.

Destacó que es especialmente el sector de jóvenes en situación de calle quienes han encontrado una salida de su realidad en el uso de sustancias prohibidas, especialmente inhalando activos o “mona”, con lo que han sustituido el consumo de alcohol.

Alfredo Rojas Díaz Durán, representante del Frente Nacional contra la Violencia de Género, sostuvo que la marihuana es de las sustancias más consumidas, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol  y Tabaco (Encodat) 2016-2017, donde se encontró que su uso se duplicó respecto al de 2011.

Precisó que en las propuestas en materia de la regulación de la marihuana no existe una sola palabra que indique en dónde se va a consumir de manera recreativa y legal.

Aclaró que su organización no se opone al uso recreativo, pero según encuestas indican que el cinco por ciento de la población consume marihuana; no obstante, el 95 por ciento que no fuman se pueden convertir en pasivos, por lo que solicitó a los diputados legislar sobre espacios libres de humo de marihuana.

Propuso que existan centros que distribuyan no sólo marihuana, sino todo tipo de psicotrópicos, porque con ello se podría acabar la guerra de las esquinas, la violencia en las calles y la disputa de la distribución de drogas en todas las regiones del país.

“Se debe realizar una política integral que atienda el consumo de psicotrópicos, desde lo paliativo hasta lo recreativo, porque en la actualidad esta actividad es una de las más lucrativas del crimen organizado”.

Luis Carreño, especialista en psiquiatría, mencionó que el consumo de drogas es una decisión personal; es decir, discernir qué es lo bueno y lo malo y eso no puede ser incluido en una legislación.

“La solución no son leyes que regulen las drogas, sino que prevengan su consumo, por lo que es primordial que se integren los espacios, donde se podrá consumir la marihuana de manera legal, sin afectar a los demás”.

Rodolfo Ondarza Rovira, neurólogo y exdiputado local de la Ciudad de México, destacó que el consumo de drogas modifica la conducta, al afectar el sistema nervioso central y órganos periféricos; además, si el consumidor tiene menos de 20 años puede repercutir en el desarrollo del cerebro.

Expuso que la marihuana tiene más de 400 sustancias, y de estas, 60 se consideran  como sus cannabinoides, por lo que es fundamental que la legislación especifique a qué marihuana se refieren.

Apuntó que antes de considerar la regulación de una sustancia, que causa tolerancia y dependencia hasta en el 10 por ciento de sus consumidores, se necesita atender el sistema de salud, el cual está en ruinas, donde hacen falta médicos generales, psiquiatras, enfermeras e inmobiliario.

Enfatizó que los psiquiatras son necesarios para manejar las adicciones. Por lo tanto, no se puede regular el consumo de cannabis, si no se está capacitado para atender esta problemática. “Hay dos mil 27 centros de rehabilitación y sólo el 12 por ciento cumplen con las normas oficiales”.

Además, señaló que 38 mil personas que usan droga están internadas en contra de su voluntad en centros que no cumplen con la legislación; 550 mil que padecen alguna adicción y  únicamente existen 43 espacios de internamientos públicos.

Aischa Vallejo Utrilla, fundadora de la organización civil México Blanco, planteó crear centros regulados de venta de esta planta en donde las personas puedan acudir a fumar un producto orgánico y sin químicos. “Dependerá de cada uno si lo consume o no”.

Aseguró que con la legalización de Cannabis “se terminará con el negocio de las narcotienditas, narcomenudeo” y parte de la violencia en el país. Destacó la importancia de la sociedad civil en las campañas en contra de las adicciones, así como garantizar espacios libres del humo de cannabis.

Subrayó la relevancia, según pruebas científicas, de esta y otras sustancias naturales, pero consideradas ilegales para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, como el alzheimer, e incluso esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

Angélica Lara Padilla, representante de la Red de Clínicas en Prevención de Adicciones, destacó la asistencia psicológica en menores, especialmente en aquellos que puedan estar expuestos al uso de estas sustancias, ya sea por amistades o a consecuencia del abandono familiar.

“Muchas personas se preocupan sólo por la educación escolar de los niños, pero nadie se preocupa por la psicológica; las afectaciones son las que originan que los menores se refugien en la calle”, sostuvo.