Emprende SSPDF su Propia Guerra, va Contra Twitteros

setraviPor Juan Bermúdez

*“Alertan a Otros Usuarios de Puntos Donde hay Alcoholímetro” *La Setravi Suspenderá la Licencia un año a “Infractores” *Obtuvieron Libertad Provisional 14%, se Ampararon en 2009

argonmexico.com / La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal busca mecanismos y analiza la normatividad vigente de las redes sociales, para poder sancionar a quienes al utilizar el Twitter alertan a otros usuarios sobre los puntos en que se ubica el alcoholímetro y, con ello, ayudan a los posibles infractores a evadir las revisiones.

La policía capitalina aduce que durante la pasada temporada decembrina, usuarios de esta red social subieron información a través de los teléfonos celulares, para advertir la ubicación de los puntos de revisión del Programa Conduce Sin Alcohol que entonces fue instalado de manera permanente.

El director de Planeación de Programas Preventivos Institucionales de la SSPDF, Othón Sánchez Cruz, previno que al difundir los puntos de revisión del Alcoholímetro se incurre en un delito. Dicho programa de la institución, dijo, se debe respetar; y quien no lo haga comete un grave error y una gran falta.

Además propuso que ese tipo de herramientas tecnológicas deben ser usadas para generar conciencia entre las personas. En particular el Alcoholímetro, programa útil para la población. Finalmente, pidió a las personas no conducir bajos los efectos de bebidas embriagantes, a fin de cuidar su vida y la de los demás.

Un año sin Licencia y al AA por el Alcoholímetro

En tanto, ninguna autoridad de la capital del país, llámese Secretaría de Seguridad Pública, Secretaría de Transportes y Vialidad, ni ninguna otra del Gobierno del Distrito Federal han informado lo suficiente respecto a las distintas formas de sanciones a que se hace acreedor cada ciudadano que supera las 40 unidades del alcoholímetro.

Así es. Si bien, casi nadie desconoce que cuando una persona, hombre o mujer, no importa la edad “ni la condición política o económica”, es detenida por elementos del programa Conduce sin Alcohol, debe pasar de 20 a 36 horas en “El Torito”, Centro de Sanciones Administrativas y que no las puede cambiar por nada; es decir, son “inconmutables”.

setraviIgualmente, es común que se tenga información en torno a lo que establece el Reglamento de Tránsito Metropolitano, en el sentido de que con una segunda “caída” en alguno de los puntos de revisión del alcoholímetro, el llamado “infractor” podría perder su licencia, al sumar 12 puntos. Que originalmente eran de tres por cada detención; pero como ahora son de seis puntos, con dos veces la perderá.

No obstante, pocos ciudadanos están enterados de que la Ley de Transporte y Vialidad del Distrito Federal también establece una sanción más para quienes “infringen” el programa Circula sin Alcohol. Es una suspensión por un año del derecho a conducir un automotor en la capital del país, a cada detenido por alguno de los puntos de revisión del alcoholímetro.

Asimismo, como debería corresponder, dicha “sanción” no es impuesta al “infractor” por un juez “cívico”, la determinan funcionarios o empleados de la por consecuencia cada vez más poderosa Secretaría de Transportes y Vialidad del GDF, a cargo de Armando Quintero.

Lo más grave es que, montados en dicha legislación, los siete empleados encargados de aplicar esa “sanción” ya empezaron a remitir las “notificaciones” a quienes en el 2009 cayeron en alguno de los puntos de revisión del alcoholímetro, y superaron las 40 unidades.

Además, a los “infractores” del alcoholímetro, quienes debieron cumplir la sanción “administrativa” de 20 a 36 horas en “El Torito”, la Secretaría de Transporte y Vialidad sólo les quitará el “Candado Electrónico” de suspensión de licencia, toda vez que demuestren haber llevado, durante el año de suspensión, una serie de terapias contra las adicciones.

De acuerdo a la “Coordinación de Cancelación de Licencias, por Puntos” de la Setravi-GDF, esta ley que fue aprobada en septiembre de 2008 por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, establece además que el “curso” de un año que deberá llevar el “infractor” del alcoholímetro tiene que ser en uno de los centros privados o públicos de atención a las adicciones.

El comprobante respectivo debe contar con los sellos y firmas del organismo, el cual deberá estar previamente reconocido tanto por la SSPDF, como por la Setravi. Así las cosas, tendremos que esperar a ver abarrotados los centros de reunión de Alcohólicos Anónimos, porque el de Océanica está difícil.

Amparados 14 de Cada 100 “Infractores”

Por otro lado, vale revisar que a partir de un reporte oficial de la Dirección Ejecutiva de Justicia Cívica del Gobierno del Distrito Federal, el 14 por ciento de los conductores que durante 2009 fueron infraccionados por manejar en estado de ebriedad tramitaron un amparo; con ello, dos mil 923 automovilistas obtuvieron su libertad provisional.

La información indica que durante las 49 jornadas que se aplicaron en la materia el año pasado, 19 mil 704 personas fueron infraccionadas por el programa Conduce sin Alcohol. De ellos, 18 mil 377 hombres, mil 268 mujeres y 59 adolescentes. El más joven tenía 15 años, y fue detenido el 24 de enero de 2009 sobre la Calzada de los Misterios.

La mayoría, varones de mediana edad, que afirmaron ser estudiantes. Las personas de 24 a 29 años de edad fueron los más recurrentes en la prueba de alcoholemia, con cuatro mil 677 registros. En segundo lugar los de 30 a 35 años, con cuatro mil 114 casos; los de 54 y 59 años sumaron 814, y los de 60 años o más fueron 441.

El “infractor” de mayor edad tenía 82 años, y fue detenido el 16 de julio en avenida Congreso de la Unión. De los 59 adolescentes, 57 eran hombres y dos mujeres, y en sus casos sólo se les amonestó ante sus padres, quienes fueron por ellos al Juzgado “Cívico”.

Entre las profesiones de los infractores sancionados en 2009 prevalecieron los estudiantes, con dos mil 128 casos; los comerciantes, mil 797 registros; y los ingenieros, con 706 casos.

El alcoholímetro también detectó a 96 extranjeros, entre ellos 13 españoles, 11 coreanos, ocho franceses, seis estadounidenses, cinco chilenos, cinco colombianos, un árabe, un hindú, un kuwaití, un holandés y un ruso.

Deja un comentario