El Botín del Clan González

El Botín del Clan GonzálezPor David Pérez Calleja

Argonmexico.com / El Clan González, resultó totalmente derrotado el 4 de julio porque jugó a perderlo todo. Así, Arturo González González, Jesús Martínez González, y Felipe González González, ¿hasta parecen todos parientes, no?, colocaron al PAN de Aguascalientes en el precipicio electoral.

 

Su gran aliado, el senador Rubén Camarillo, agregó la sal de la vergüenza con sus actos imprudentes y llenos de ira descontrolada. Y el peón Martín Orozco, con su dudoso proceso penal, le roció la salsa de la corrupción el manejo de la administración pública panista.

Y ahora siguen jugando a perderlo todo, para ganarlo todo. Y luego de pasar por la estrepitosa derrota, el secretario general del PAN, Jesús Martínez González, alias “la chucha”,  anuncia con bombo y platillo que antes del 26 de septiembre habrán sido expulsados 150 de sus miembros más destacados. Mencionó entre ellos al virtuoso odontólogo y exdiputado local, David Humberto Rodríguez Mijangos, quien durante muchos años sostuvo una militancia irreprochable, pero que durante la elección pasada, tal vez por primera ocasión como panista, ejerció su derecho al disenso, y se tomo la libertad de coincidir en que la mejor alternativa para gobernar el estado de Aguascalientes,  correspondía, esta vez, al ingeniero Carlos Lozano de la Torre.

El Clan González, acusa de pecado mortal de Rodríguez Mijangos, y a otros 149 destacados militantes, por haber hecho saber a la sociedad hidrocálida el sentido de su voto, antes de ir a las urnas. David cometió el mismo “delito grave” que Luis Reynoso, por no ser “amigo” o por disentir en la postulación de Martín Orozco, como candidato a Gobernador por el PAN. En consecuencia, David Humberto, pagará pronto las consecuencias de su “indiscreción”, de su “indisciplina”, de su “libertad de elección”.

Yo supongo que todo se reduce a la doble cara de algunos dirigentes estatales del Partido Acción Nacional. Parece que son doble cara porque conocían muy bien los riesgos políticos internos y judiciales de postular a Orozco. Ellos sabían perfectamente de su animadversión con el actual grupo en el poder, y además conocían su “inviabilidad” legal por estar procesado judicialmente. Sin embargo jugaron a perderlo todo, paga ganarlo todo.

Me parece que también la hipocresía estuvo presente. Porque la dirigencia actual del PAN, tuvo la posibilidad de postular, en tiempo y forma, un candidato que no pusiera en riesgo la legalidad de su posible victoria, y no lo hizo. Actuó con una actitud irracional de revancha y cerró toda posibilidad de diálogo con el grupo político del actual gobernador del estado. Tal vez lo hicieron con el afán de ganarlo todo, perdiéndolo todo.

Táctica o estrategia. O bien, estrategia y táctica. Nadie podría afirmar hoy, en dónde quedó la tradicional lógica electoral del PAN. O bien, donde están sus alianzas con los grupos locales de interés que los pasados 12 años hicieron posible su ascenso al gobierno estatal. Sin duda, Orozco parecía el personaje con mayor posibilidad de victoria, pero también resultaba ser el único que representaba una confrontación interna insalvable. Sin duda se rompieron sus alianzas con los grupos que los llevaron al poder, y así la derrota estaba más que anunciada. Todo era cuestión de tiempo. Perderlo todo si, para ganarlo todo.

Ahora que todo se ha perdido, la táctica consiste en operar el “cobro de facturas”, para ganarlo todo. Pero nada queda. Nada más que la dirigencia estatal y en su caso, las municipales del PAN. Eso es el gran botín del Clan.

En el PAN, la estrategia postelectoral se reduce a garantizar la sobrevivencia del Clan González: su táctica, es bastante simplista; el 26 de septiembre, deberá aplicar la cláusula de exclusión contra los miembros del partido que no pertenecen al Clan, y al día siguiente elegirán a su “peón” como dirigente.   ¡Aplausos!
 
Merecían la derrota. Sin duda.

davidperezcalleja@yahoo.com.mx

 

Deja un comentario