“Time in”

logo-percepcionesPor Eduardo Trejo

argonmexico.com/ Abrir el dialogo para realizar una reforma integral  de medios de comunicación y no una reforma parcial, sería lo optimo después de años de estatismo que solo han favorecido a los monopolios ya conocidos. Parece que justo estamos -como dicen algunos académicos- en el “time in” (refiriéndose al instante preciso) para que sea posible renovar, requisito indispensable para avanzar en nuestro difícil camino de consolidación de la democracia.

Las condiciones políticas parecen ir en ese sentido. Todo indica que  estamos en el terreno propicio para un cambio de reglas en materia de radio, televisión y telecomunicaciones. Se trata de que el Estado regule a los medios y no que los medios regulen al Estado a través del condicionamiento de imagen de personajes políticos en los medios y las telecomunicaciones.
Después de dimes y diretes de todo tipo y de todos los protagonistas, en una atinada postura Carlos Navarrete, Presidente del Senado, calmo los ánimos,  serenó el ambiente, dio la apertura del plazo para llevar todo y con todos un dialogo abierto y de esta manera establecer consenso con todas las fuerzas políticas para este punto.
La esperanza es que de este dialogo, se genere un proyecto innovador, que considere los derechos del público en general y de los consumidores, que aumente los márgenes de la libertad de expresión, y sobre todo que amplíe la competitividad. La concepción del espacio radioeléctrico como un bien de la nación y como un servicio público, deberá ser uno de sus ejes principales.
Nos queda claro que el monopolio que se ha beneficiado por décadas y convertido en poder fáctico de los medios y las telecomunicaciones, es y ha sido el mayor obstáculo para reformar.
Sin duda este es un buen momento para la izquierda mexicana que por primera ocasión preside la Cámara alta, esta dando buenos frutos, en días pasados con la reforma integral presentada sobre derechos humanos, se acordó y se logro la reforma constitucional. Ahora esperemos que se aproveche el “time in” para la recuperación de un bien público, que es oro molido para una sociedad como la nuestra.
No tenemos tiempo, vivimos en un México al filo de la descomposición y en todo este malestar, gran responsabilidad es de los poderes facticos y de gobiernos a su servicio. El cambio es inminente e impostergable, de ahí que no se debe desaprovechar este “time in” o bien como decía el maestro de ciencia política, “los aciertos políticos obedecen justo a tiempos y movimientos.”
eduardotrejo_s@yahoo.com

Deja un comentario