Disertación de Claudia Sheinbaum en su Toma de Protesta como Jefa de Gobierno

Por José Luis Espinosa
*Sr. Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador
presidente de la Mesa directiva del Congreso de la Ciudad de México, Jesús Martín del Campo
Álvaro Augusto Pérez Juárez, presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México
Diputadas y diputados,
Amigas y amigos
Argonmexico / Antes de iniciar, quiero agradecer al Dr. José Ramón Amieva las facilidades y disposición en este proceso de transición que vivimos durante estos meses.  Gracias.
Es para mí un honor y un orgullo tomar protesta como Jefa de Gobierno de la Ciudad de México. Ciudad de historia milenaria, uno de los ejes de Mesoamérica que dio al mundo el maíz y otros cultivos que alimentan y sostienen la cultura gastronómica de diversas naciones; que nos dejó sus lenguas, sus culturas vivas, las chinampas. Donde se edificaron las construcciones de Cuicuilco y la legendaria Tenochtitlan. Ciudad que vivió la conquista y el mestizaje cultural y las construcciones barrocas del Virreinato, muchas de las cuales fueron construidas con las mismas piedras y por los descendientes de los indígenas conquistados, quienes fueron obligados a vivir en el perímetro y abandonar su Centro ceremonial, lo que quizá es el origen histórico de la desigualdad entre el centro y la periferia de la Ciudad que aún persiste.
Ciudad que fue cede de batallas de independencia, que vivió las entradas victoriosas de Benito Juárez que dieron fin a la guerra de reforma y a la intervención extranjera; Ciudad que vio el triunfo de Madero y su cruel asesinato; que vio la entrada de Zapata y Villa; así como el fin de la Revolución, el apoyo del pueblo de México a la expropiación petrolera emprendida por el General Cárdenas y el crecimiento económico de la Nación.
La ciudad de la segunda mitad del siglo XX que abrió sus puertas a los migrantes internacionales perseguidos, y que recibió a millones de migrantes de diversos estados de la República; que fue testigo de la conquista del voto para las mujeres, pero que también vivió las cruentas represiones a movimientos sociales y estudiantiles. Ciudad en la que fuimos partícipes y testigos de la solidaridad humana frente a las víctimas de los sismos. Ciudad partícipe de movilizaciones por la defensa del sindicalismo independiente y el derecho a la educación. Al final del siglo XX los habitantes de la Ciudad de México conquistamos el derecho de elegir a nuestros gobernantes y al inicio del siglo XXI, llega al gobierno de la Ciudad una nueva historia con Andrés Manuel López Obrador.
Fue entonces que vivimos un renacimiento de los derechos sociales, en contraposición con su disminución a nivel nacional; la pensión a adultos mayores, el derecho a la salud, la educación, inversión en movilidad, agua a partir de una nueva fórmula: acabar con la corrupción y los privilegios de los altos funcionarios públicos. Los habitantes de la Ciudad recuperamos nuestro orgullo y nuestra esperanza. Aun cuando pretendieron apagar con el desafuero y el fraude electoral, la Ciudad fue testigo de la resistencia pacífica y la lucha nacional por la defensa del sufragio efectivo y la democracia y acuñó el histórico triunfo del movimiento encabezado por nuestro hoy presidente, el 1º de julio de 2018 y vivimos con alegría y entusiasmo el inicio de la 4ª transformación de la República.
La Ciudad es también vanguardia en derechos de las mujeres y reconocimiento de familias diversas y tiene hoy una Constitución de avanzada que resalta los derechos y la dignidad humana.
Esta es nuestra herencia, esta es nuestra ciudad pluricultural. Nuestro objetivo es rescatando lo mejor de nuestra historia y analizando sus episodios trágicos, construir y fortalecer una ciudad de derechos, innovadora, con esperanza.
En los últimos años, vivimos el abandono del servicio público y la democracia, se estableció un modelo de desarrollo urbano desigual que privilegió la ganancia inmobiliaria sobre el interés público, que ahondó las desigualdades; un gobierno que se dedicó al espionaje político, privilegió el interés clientelar y de grupos por encima de los derechos sociales, que utilizó la fuerza para reprimir al pueblo y regresó la corrupción, que provocó el abandono de los servicios públicos y el regreso de la inseguridad. Se traicionó el camino de la democracia y se olvidó el sentimiento de los ciudadanos.
Por ello, lo primero que haremos es acabar con los abusos. A partir de ahora se restablece la democracia y la libertad política, nunca más ejerceremos o permitiremos la persecución y la violencia directa o simulada por pensar y actuar de forma distinta de quien gobierna. Se termina la compra del voto como forma de manipular la voluntad popular. Se termina también la privatización de los espacios públicos y el abuso en el incremento de los cobros desmedidos por fotomultas, predial, agua entre otros. Se termina con la persecución laboral y el uso discrecional del otorgamiento de plazas para familiares y amigos.  Inicia una nueva etapa de respeto a los usos de suelo y el desarrollo urbano sustentable, pero sobre todo, inicia una etapa de honestidad y de erradicación de la corrupción y los privilegios de los altos funcionarios públicos. Lo primero es restaurar la austeridad republicana. Pongo como ejemplo, que reduciremos a partir del 1º de enero, 1712 plazas del gobierno central que nos permitirán generar un ahorro de 1800 millones de pesos, lo que permitirá incrementar el salario por arriba de la inflación a los trabajadores de base y nómina 8.
Tendré oportunidad para detallar nuestro programa de gobierno en un evento posterior, sin embargo, quiero abundar en dos elementos que serán la esencia de nuestro proyecto: innovación y derechos.
Innovar significa combinar creatividad y conocimiento; el uso de las ciencias, la educación, la expresión artística, la tecnología y la información para mejorar la calidad de vida desde una perspectiva de inclusión y sustentabilidad, poniendo como elemento central, acercar el gobierno a los ciudadanos. La innovación se basa en el reconocimiento de nuestra riqueza histórica y el potencial de desarrollo que ofrecen la nueva dinámica de la información, la comunicación y la tecnología. Hablamos también de innovación ambiental y social en la inclusión. Vamos a cambiar la inercia en la atención de problemas a partir de soluciones creativas e innovadoras que coordine el gobierno y en la que participen la academia, la iniciativa privada y la ciudadanía, sustentados en la planeación y no en la ocurrencia y la improvisación.
El eje de nuestro proyecto radica en hacer de la Ciudad de México una Ciudad de derechos. Para nosotros, el acceso a los derechos en el sentido amplio es esencial para acortar desigualdades y proveer oportunidades de desarrollo para todos y todas. La inversión privada y social es fundamental, pero es tarea del gobierno y la sociedad la planeación de la Ciudad y es menester del gobierno, invertir para garantizar los derechos.
Cuando decimos derechos, hablamos de invertir para garantizar la educación, la salud, la vivienda, la alimentación. El derecho a un desarrollo urbano y económico incluyente, el espacio público y las áreas verdes como un derecho, el derecho a un medio ambiente sano, la cultura y el deporte como derechos, el derecho a la memoria histórica, el derecho al agua y al saneamiento, el derecho a una movilidad sustentable, el derecho a la prevención frente a riesgos, el derecho a una reconstrucción digna, el derecho a una ciudad segura, el derecho a la justicia y la libertad de reunión y de expresión, el derecho a la democracia participativa, los derechos humanos plenos, en especial para las mujeres, las personas LGBTTTI, personas con alguna discapacidad y los derechos de los pueblos originarios y comunidades indígenas residentes en nuestra Ciudad.
Como primera mujer electa Jefa de Gobierno, vamos a trabajar con mucha energía para erradicar la violencia de género, hacer justicia en el caso de los feminicidios, tener acciones educativas para la prevención del embarazo adolescente y promover la autonomía económica de las mujeres.
Para nosotros, el derecho a la educación debe ejercerse desde la primera infancia hasta la educación superior. Por ello, las estancias infantiles públicas tendrán gratuidad a partir del 1º de enero de 2019 y se ampliarán paulatinamente. Para el fortalecimiento de la educación básica mejoraremos los planteles educativos y duplicaremos el apoyo a útiles y uniformes escolares. Mejoraremos junto con docentes y padres de familia el Instituto de Educación Media Superior y lo ampliaremos a 5 preparatorias más. Fortaleceremos, respetando su autonomía, a la UACM, colaboraremos con el gobierno federal en la construcción de 10 Escuelas de Educación Superior del Sistema Benito Juárez y la ampliación de la matrícula de las universidades existentes y crearemos el Instituto de Educación Superior Rosario Castellanos con 5 planteles educativos.
Estableceremos 300 Centros comunitarios denominados Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes, que acercarán el derecho a la educación, la cultura, la economía social y el deporte a los jóvenes de las colonias, barrios y pueblos sin acceso a los mismos. Vamos a hacer realidad lo que hablamos en campaña: un artista más, un estudiante más, un deportista más es un delincuente menos.
El derecho a la salud comienza por la garantía de médicos y medicamentos gratuitos en los Centros de Salud y en los Hospitales, a lo cual nos dedicaremos durante todo el próximo año. Además ampliaremos y construiremos nuevos centros de salud y ampliaremos y construiremos 4 Hospitales más.
Para garantizar el derecho a la vivienda primero atenderemos  a las familias que perdieron su patrimonio durante el sismo del pasado 19 de septiembre. A partir de ahora, se terminó el convertir a los damnificados en deudores de la banca; todos los damnificados recibirán apoyos directos para la reconstrucción. Duplicaremos el programa de apoyo de Unidades Habitacionales, se amplía el programa de mejora de vivienda y posterior a la reconstrucción, intensificaremos el programa de construcción de vivienda social, eso sí, restituyendo la labor del Instituto de Vivienda, acabando con la corrupción y el uso clientelar y abusivo de quien solicita este derecho. En particular dedicaremos nuestro esfuerzo a la deuda histórica de vivienda popular en Atlampa, Ciudad Perdida de Tacubaya y el Centro Histórico.
La protección de los derechos humanos se fortalecerá para todos, pero en particular los derechos de mujeres, las personas de la diversidad sexual y la deuda histórica con los pueblos y comunidades residentes indígenas de la Ciudad.
Medio ambiente
Triplicaremos el presupuesto anual para agua y drenaje. El objetivo es disminuir fugas, distribuir mejor, captar agua de lluvia, para llevar agua todos los días a todas las viviendas disminuyendo la sobreexplotación del acuífero. Sanearemos los ríos, canales, presas y lagunas de regulación que hoy representan un foco de contaminación para cientos de miles de habitantes, convirtiéndolos en espacio público.
Invertiremos en 22 proyectos de rescate de espacios públicos y Áreas Naturales Protegidas, particularmente en las alcaldías con menor número de espacios verdes y en cinco proyectos de rescate urbano que incluyen el Polígono B del Centro Histórico y Av. Chapultepec.
Pocos saben que la mitad del territorio de la Ciudad son bosques y zonas agrícolas que brindan servicios ambientales y conservan nuestra biodiversidad, por ello invertiremos 5 veces más en reforestación, conservación, restauración de nuestros bosques en ejidos, comunidades y pequeña propiedad y en la producción sustentable de las zonas agrícolas; así mismo sembraremos al menos 10 millones de árboles en el suelo de conservación y en el suelo urbano, que restablezcan corredores biológicos.
Mejora de la Movilidad
Invertiremos en la mejora de vialidades, en el transporte público: metro, tren ligero, trolebuses, RTP, metrobús, el nuevo sistema de cablebús con 4 líneas para comunicar la periferia al centro, promoveremos el auto híbrido y eléctrico, el uso de la bicicleta y en nuevas tecnologías de la información que abonen en la construcción de un sistema interconectado de transporte.
Ciudad de México, Capital Cultural de América
La ciudad de México es rica en tradiciones y cultura. Promoveremos las actividades culturales y la creación artística. El presupuesto de cultura se duplica para llevar a cabo 6 Festivales y 6 ferias cada año. Apoyaremos colectivos culturales y becas para talleristas y promotores y llevaremos a cabo actividades culturales en coordinación con las alcaldías en particular en aquellas zonas de la Ciudad donde los habitantes no tienen acceso a centros culturales con teatro, danza, cine, música y otras expresiones artísticas.
Seguridad Ciudadana
Quiero dedicar unos minutos a hablar sobre la estrategia de seguridad que es el que más preocupación genera en los habitantes. A partir del día de mañana reiniciamos las reuniones de gabinete de gobierno, seguridad y justicia que permitirán la coordinación y la toma de decisiones diarias; estamos comprometidos con erradicar la corrupción en la policía y en la procuraduría empezando por la distribución de los recursos materiales al interior de las instituciones de seguridad y procuración de justica, el ascenso a partir de controles de confianza y los méritos y acabaremos con la venta de plazas. Restituiremos las 73 coordinaciones territoriales, y los tres turnos en los 847 cuadrantes, fortaleceremos la labor de planeación e inteligencia, la formación integral, la capacitación y la carrera policial, así como la mejora de las prestaciones sociales y la recuperación paulatina del salario.
La procuradora general de justicia trabajará para garantizar las funciones de la Procuraduría, erradicando la corrupción, promoviendo la profesionalización con un enfoque de atención a las víctimas. Al mismo tiempo y como mandata la Constitución de la Ciudad de México, trabajará con la Comisión Técnica elegida por el Congreso, para transitar hacia la Fiscalía General de la Ciudad de México. Como jefa de gobierno seré respetuosa de la autonomía de la Procuradora y nunca orientaré para resolver un caso, bajo ninguna circunstancia.
Vamos a trabajar en una amplia coordinación con el gobierno federal y su estrategia de paz y seguridad, tan es así que he solicitado al Presidente participar una vez por semana y cuando sea necesario, en las reuniones de gabinete nacional de seguridad.
La Policía de la Ciudad de México, la más grande y una de las mejor formadas a nivel nacional, se encargará de la labor preventiva cotidiana y vamos a trabajar con la federación en coordinación e inteligencia.
La policía de la Ciudad de México, cuenta con cerca de 88 mil efectivos. En números gruesos hablamos de 33 mil policías preventivos; 2 mil mandos medios y de estructura, 5 mil policías de tránsito; 26 mil elementos de la policía auxiliar, 16 mil elementos de la policía bancaria e industrial y 6 mil en personal de apoyo. Es la que más elementos tiene por población de toda la República. Aquí existe el mando único por mandato Constitucional y la policía de la Ciudad ha demostrado, que con disciplina y buen mando, es capaz de controlar la inseguridad en la Ciudad. Tenemos confianza que si trabajamos duro, con constancia, planeación e inteligencia, bajo la dirección de la jefatura de gobierno y el Secretario de Seguridad Pública, la coordinación con la Procuraduría y la Secretaría de Gobierno, y la coordinación con el gobierno federal, podemos retomar el camino de la seguridad en la Ciudad de México en el corto plazo.
Desde el 2 de diciembre, 16 coordinaciones territoriales se reúnen en las alcaldías a las 8 de la mañana, con los delegados territoriales del presidente de la república para enviar el parte de seguridad al gabinete de seguridad federal. Estas coordinaciones serán reforzadas a partir del 1º de enero del próximo año con la formación de 16 direcciones generales territoriales en la Secretaría de Seguridad pública que estarán en coordinación permanente con los ministerios públicos y jueces cívicos y con el gabinete de seguridad federal.
Asimismo, a partir de mañana inician las reuniones en las 70 coordinaciones territoriales con la presencia de la procuraduría, la secretaría de seguridad pública y representantes de la Jefa de Gobierno. En enero inicia la formación de comisiones de seguridad ciudadana y protección civil en los 847 cuadrantes de la Ciudad.
Como siempre hemos dicho, para nosotros la paz y la seguridad son fruto de la justicia y por ello, nuestra política de fortalecimiento de acceso a derechos y la participación y convivencia de la sociedad es clave para retomar el camino de la paz en la Ciudad. Por ello desde la ciudad contribuiremos con el programa de jóvenes construyendo el futuro; con los 300 Pilares, además de otros programas como el desarme voluntario, apoyo a jóvenes con adicciones y alternativas de acceso a derechos para jóvenes que son llevados al juzgado cívico y el programa CESE al FUEGO en colonias de altos niveles de violencia, que dará inicio en los primeros meses del próximo año.
Termino con el siguiente anuncio, que es para mí una obligación moral con la historia de la Ciudad y con la historia que constituye a mi generación. Hace 50 años, en este mismo recinto, en medio de la represión al movimiento estudiantil de 1968, en uno de los capítulos negros de la historia, el entonces presidente Díaz Ordaz, dijo “hemos sido tolerantes hasta excesos criticados pero todo tiene su límite”, un mes después ordenó la masacre a estudiantes en Tlatelolco. 50 años después, en la recuperación de la esencia democrática y pacifista del movimiento que triunfó el 1º de julio; coincidimos por convicción en lo que ha manifestado en diversas ocasiones nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, de nunca utilizar a las fuerzas armadas para reprimir al pueblo. Por ello y en cumplimiento de una de las demandas del movimiento estudiantil de 1968 y en la facultad que me otorga como Jefa de Gobierno la Constitución Política de la Ciudad de México, he pedido al secretario de Seguridad Pública la desaparición definitiva del Cuerpo de Granaderos.
A partir de ahora inicia el proceso de transición y el 1º de enero de 2019, los elementos del cuerpo de granaderos pasarán a formar parte de otros agrupamientos o a un nuevo agrupamiento que se creará para ayudar a la Ciudadanía en tareas de protección civil, que cuide a los más vulnerables y se capacite en tareas de protección ciudadana. El cuerpo de granaderos desaparece, fortalece las labores de seguridad y apoya la formación de un cuerpo de protección civil.
Amigas y amigos,
Es memorable lo que hemos logrado. El pueblo de la Ciudad de México hemos sido protagonistas del momento histórico que vivimos. Es un honor haber caminado junto con millones de capitalinos estas décadas, al lado de quien hoy es presidente de la República y desde la Ciudad ser parte de una nueva etapa de la vida pública de México.
El año pasado la Ciudad vivió el 19 de septiembre, como en 1985, tragedias por sismos, pero también dos veces hemos sido testigos de lo que es capaz este gran pueblo de la Ciudad de México.
Las y los ciudadanos y en especial nuestros jóvenes; solidaridad, unión, fuerza, voluntad, participación, indignación y desesperación convertidos en acción y en amor, ese es nuestro orgullo y esa es nuestra historia, esa es la Ciudad de México. Convoco a esa solidaridad y a esa acción cotidiana a todos los habitantes de la Ciudad; para hacer una ciudad participativa, de derechos, de innovación, de prosperidad compartida y recuperar la esperanza.
De manera personal, aspiro solo a que los habitantes de esta hermosa Ciudad nos sintamos orgullosos de los logros que juntos vamos a emprender y que tengan en su Jefa de Gobierno a la mejor aliada en esta travesía.
Hago el compromiso de que vamos a hacer todo, todo, absolutamente todo lo que esté en nuestras manos, nuestros corazones y nuestras voluntades para estar a la altura de este pueblo solidario y generoso al que tenemos el orgullo de pertenecer. No les vamos a fallar.
Viva la Ciudad de México
Viva México
Muchas gracias.