Día “D” en Brasil: la Justicia Decide el Futuro de Lula

Por José Luis Espinosa

*Víspera de juicio a Lula: STF decide si permanecerá en libertad o irá a prisión

*Brasil espera la decisión del Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) sobre la libertad de Luiz Inácio Lula da Silva.

Argonmexico / Brasil.-  Lula fue condenado a 12 años y un mes de prisión por corrupción pasiva y “lavado de dinero” en el marco de la causa Lava Jato. Se lo acusa de haber recibido un departamento en el balneario paulista de Guarujá en carácter de soborno por parte de la constructora OAS.

Lula denuncia falta de pruebas y persecución política. Aún queda por definirse si el exmandatario irá a prisión y si podrá competir en los comicios presidenciales de octubre.

Este miércoles 4 de marzo, 11 magistrados del Supremo analizarán un habeas corpus presentado por la defensa del principal favorito para las elecciones presidenciales de octubre.

De aceptar el recurso, el exmandatario, de 72 años, seguirá en libertad mientras se cierra el proceso judicial en su contra, una decisión que quedaría en instancias superiores: el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y STF.

Lula ya fue condenado a 12 años y un mes de prisión en segunda instancia por supuesta corrupción asociada al caso Lava Jato, pero se encuentra apelando la decisión a la condena e introduciendo recursos que lo liberen de lo que ha denunciado como un persecución judicial liderada por el juez Sergio Moro.

Sin embargo, sería Moros quien podría ordenar su inmediata detención en caso de la sentencia del STF de este miércoles no sea favorable a Lula.

Serenidad o protesta

En víspera del fallo del STF, los brasileños han mantenido las concentraciones en respaldo al expresidente y exigen sea respetado su derecho a la participación en la contienda electoral.

En un acto celebrado en Río de Janeiro este lunes, Lula ha reclamado a la Justicia de Brasil que le devuelvan su inocencia porque está siendo víctima de una mentira. “No van a encarcelar mis sueños”, aseveró ante unos 5.000 brasileños.

Entretanto, la presidenta del Supremo, Carmen Lucía Antunes, pide “serenidad” a los ciudadanos para evitar el “desorden social”.

“Vivimos tiempos de intolerancia y de intransigencia contra personas e instituciones”, argumentó Antunes en un mensaje oficial difundido en TV Justicia.

Sobre su candidatura a la Presidencia

La decisión sobre el habeas corpus de este miércoles no incide directamente con su posible candidatura, pero sí ha aumentado la tensión en Brasil ante el avance de una causa que denuncian como injusta.

La presidenta electa de esta nación y destituida por un golpe parlamentario, Dilma Rousseff, se ha referido a esto en un encuentro con corresponsales extranjeros en Río de Janeiro.

Señaló que los ataques de milicias ilegales contra la caravana de Lula por la nación son un síntoma de la “expansión del odio”, luego de que se concretara el golpe en 2016, cuando se abrió la “caja de Pandora” de una extrema derecha fortalecida.

“Cada vez que siembras odio, cosechas la furia irracional de la violencia fascista”, dijo Rousseff respecto al clima que podría marcar la campaña electoral próxima.

La posible participación comicial de Lula deberá ser decidida por el Tribunal Superior Electoral (TSE), bajo la llamada ley de Ficha Limpia que le impediría su postulación debido a su condena. Para ello, deberá emitir un fallo formal que no llegaría sino hasta agosto cuando el Partido de los Trabajadores (PT) debe inscribir la candidatura.

Amenaza militar contra candidatura de Lula

El jefe del Ejército de reserva de Brasil, Luiz Gonzaga Schroeder Lessa, amenazó con una intervención militar en caso de que el expresidente quede en libertad y se postule para la contienda democrática de octubre.

De acuerdo con el general brasileño, es “deber de la Fuerza Armada restaurar el orden” en caso de que el STF de un fallo favorable a Lula y este quede en libertad de inscribir su candidatura presidencial.

“Si ocurre semejante apartamiento de la ley, ahí no tengo duda de que sólo queda el recurso a la reacción armada. Ahí es el deber de la Fuerza Armada restaurar el orden. Pero no creo que lleguemos a eso”, dijo un día antes de que se conozca la decisión de Supremo.

A su juicio, este Tribunal actuaría como “inductor de la violencia” si deja en libertad a Lula, quien de acuerdo con los más recientes sondeos de impondría en las elecciones con el 39.7 por ciento de los votos.