Devaneos

Por María Elena Maldonado

*Días de Muertos 2018

Argonmexico / Está celebración cada año toma más popularidad, cada vez más y más eventos, más participación y euforia por estar en los desfiles, maquillarse, evocar este ritual prehispánico que fue enriquecido con el sincretismo religioso de la Iglesia Católica.

Y los funcionarios –que solo a veces funcionan- y saben de pan y circo han apostado por organizar estos festivales para beneplácito de la población. Así el sábado 27 de octubre la Secretaria de Cultura y de Turismo de la Ciudad de México, honrando a los expatriados que han hecho historia en nuestro país y apoyados por 1,200 voluntarios abrieron el desfile hacía el zócalo, empezando con los fundadores de Tenochtitlan que también llegaron de otras tierras –recordemos en sus códices las huellas de pies, manifestando su migración- aunque los pobladores del mundo nunca han dejado de moverse y aquí con los españoles llegaron judíos, moros. Por otros caminos: libaneses, chinos en grandes movilizaciones, en grupos pequeños o de uno por uno, de todas partes del mundo. En el desfile estuvieron los negros que se establecieron en Veracruz, Oaxaca y la costa de Guerrero.

La china poblana, figura que se dice surgió de una inmigrante de la India de cuyo atuendo original, evoluciono hasta llegar a lo que es hoy con todas sus variantes.

Este sábado hubo invitados especiales como Lázaro Cárdenas pues en 1937 le abrió las puertas a más de 20 mil españoles, entre ellos muchos intelectuales que huían de la guerra civil; entre los que llegaron extraordinariamente 456 niños a los que se les proporciono asilo en Morella.

Olvidaron la gran migración de chilenos en 1973 cuando derrocaron a Salvador Allende, quizá no quisieron recordar al nada querido Luis Echeverría quien les abrió la frontera. Aunque todos los latinoamericanos hicieron presencia en una de las secciones. No faltaron los esqueletos de Chavela Vargas, Tina Modotti, Luis Buñuel y Dámaso Pérez Prado, todos migrantes, también bailaron en la conmemoración, al tiempo que recordaron al millón y medio de asistentes al desfile su aportación a la cultura, especialmente la musical que se ha hecho con todos esos talentos.

Frida Kahlo tuvo su segmento especial, en verdad está mujer ha cobrado especial importancia nacional e internacional; sus cuadros se venden a precios más allá de los pensado, su imagen es reproducida en múltiples objetos, su peinado, su vestuario lo copian modistos famosos en exclusivos diseños y las modelos imitan sus rasgos con maquillaje en desfiles de moda.

Y fue magnifico que también las especies animales que vienen a pasar los inviernos y procrear en la calidez de nuestras aguas y bosques estuvieran presentes: las cuatro especies de tortugas que desovan en nuestras playas, ballenas, mariposas monarcas con especial mención ya que los purépechas las reciben como a las almas de sus difuntos. Espero hagamos conciencia de preservar y respetar esa riqueza que no es sólo nuestra.

La nombraron Ciudad Refugio, Ciudad Diversa, pero más allá de la ciudad, el país contiene al mundo, quizá más que muchos, por su posición geográfica, por esa magia que atrae a gente de todo el mundo, su belleza natural, su historia y arquitectura prehispánica, colonial, porfirista, contemporánea; su gente hospitalaria y amable, sus museos, su chocolate… y su vecino que atrae a muchos hombres y mujeres que ven en él, el país de la riqueza y supongo que la paz, pues vienen huyendo no sólo de la miseria, también de la violencia.

Hubo una parodia del muro entre Estados Unidos y México con un rótulo que menciona y menciona correctamente “De este lado también hay sueños” y agregaría que también hay millones y millones de sueños cumplidos, a pesar de las muchas pesadillas que se viven hoy más que nunca.

Resulto que este evento de muertos, resulto con su tema convertido en muchos temas, probablemente muchos rememoraron su propia migración, la de sus padres, sus abuelos o ancestros lejanos que dejaron algún legado de aquel país del que por voluntad o fuerza tuvieron que salir

Aparecieron símbolos prehispánicos –para mi gusto deberían haber estado al principio- un xoloitzcuintle gigante, el perro que además de acompañarte en vida era tu guía al Mictlán, el inframundo, en donde llegaban los muertos a su destino final.

Algunos estados trajeron la representación de sus propios festejos; primero San Luis Potosí cuya festividad de día de muertos en la huasteca potosina lleva el nombre de “Xantolo”, palabra que proviene del vocablo en latín Festum Onimium Sanctorum, que quiere decir: Fiesta de todos los Santos, introducidos al náhuatl. En ella se representa la conjunción y sagrada reunión entre los vivos y los antepasados. Seguida por el gran altar de Oaxaca, la danza de los Tecuanes Chichimecas de Puebla, y no podía faltar Aguascalientes, lugar de nacimiento de José Guadalupe Posadas, creador de la garbancera, personaje que Diego Rivera inmortalizo en su mural “Sueño de una tarde dominical en Alameda Central” y se convirtió en símbolo de la fiesta de muertos, la que cambia de vestido y sombrero como mujer que es. Hubo otros contingentes convirtieron a la primera de las distintas celebraciones de muertos en una fiesta global.

Al final los empleados del servicio público venían efectuando su labor de limpieza y el público también tuvo para ellos merecidos aplausos y frases de agradecimiento. Llegaron todos a nuestra Plaza Mayor en donde se puso la Megaofrenda también en honor a los migrantes.

Ritual diverso, multicolor que en cada región tiene características propias, múltiples delicias para comer, así es nuestro México, lleno de maravillas, una cultura que no tiene necesidad de adoptar festejos artificiales, este espectáculo atrajo por un millón y medio de espectadores. En el mundo se ha hecho famosa, les encanta está idea de festejar la muerte con mucha vida.