Deportados

 

Por Adriana Heredia / Argonmexico

La amenaza del Presidente de los Estados Unidos de América Donald Trump en el sentido de que durante su administración habría deportaciones masivas no se ha hecho efectiva, afortunadamente hasta el momento sólo se han puesto en marcha disposiciones para reglamentar la entrada al país  y es que en defensa de sus políticas durante muchos años los mexicanos y extranjeros que en México encontraban un trampolín para el vecino país del norte ingresaban con visas de turistas y permisos de internación de hasta seis meses sin tener la autorización para laborar.

¿Que hay deportaciones?, por supuesto que sí, pero se trata de las deportaciones que regularmente se realizan por los puentes internacionales desde administraciones anteriores, siendo la de Barack Obama de las más recias contra los indocumentados mexicanos y ello lo demuestran las estadísticas que marcan a Enero del 2017 con 12 mil 24 personas repatriadas aún y cuando sólo alcanzó 11 días de la administración de Trump se decía que las deportaciones masivas serían en  los primeros días de su mandato, mientras que en el mismo mes pero del 2016 cuando Obama era Presidente fueron 14 mil 202 mexicanos que fueron entregados por la Patrulla Fronteriza (Border Patrol) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en los Puentes Internacionales con México.

Es importante no confundir toda la serie de personajes mexicanos a quienes se les ha negado el ingreso a los Estados Unidos como el reciente caso de la comediante Nora Velázquez “Chabelita” porque como muchos, no tenía una visa de trabajo, si no una visa de turista, ¿porqué tener una visa de turista si vas a trabajar?, en parte entendemos a nuestros connacionales de escasos recursos que hacen este tipo de procedimientos indebidos, tramitar una visa de turista que no siempre obtienen pero una vez que lo lograron obtener además un permiso de internación para poder adentrarse en territorio norteamericano en donde las horas en dólares son mejor pagadas,  sin embargo alguien que tiene los recursos económicos y legales para desarrollar estas actividades incluso en contubernio con los propios empresarios gringos que son quienes los contratan, eso si no se vale, si van a trabajar deben tramitar su visa de trabajo si van de compras o a turistear entonces tramiten su visa de turista, incluso los empleadores en Estados Unidos  se encargan de tramitar las visas de trabajo.

En el caso de las deportaciones no hay que olvidar que aunque las leyes definen que el inmigrante debe ser entregado en el país de origen, muchos son repatriados hacia la frontera mexicana aunque no sean mexicanos y aunque el Instituto Nacional de Migración defienda los protocolos para confirmar la nacionalidad mexicana de los deportados por fronteras mexicanas no quiere decir que tengan ley en su palabra pues en las ciudades fronterizas damos cuenta de centenares de centroamericanos que se quedan como población flotante argumentando ser mexicanos para facilitar su nuevo intento de cruce hacia Estados Unidos, ¿cómo logran engañar a las autoridades?, muy simple a Estados Unidos lo único que le interesa es sacarlos de su país, principalmente nuestros hermanos guatemaltecos y hondureños lo primero que se aprenden es el himno mexicano por si las dudas, el acento al hablar lo justifican al decir que son de estados del sur y como en la ilegalidad se encuentran y no traen documento alguno, mentir no representa ninguna complicación.

Pensaríamos que sólo México está preocupado por una eventual deportación masiva de mexicanos, pero en realidad es Estados Unidos el de la gran preocupación sobre todo las ciudades y los empleadores de mano de obra barata en comparación a la norteamericana y si en dudas estamos basta ver el panorama de un día sin mexicanos.

 

 

Share This Post