Delfos Presenta Es Medianoche… variedades nocturnas, en UNAM

Por José Luna

*La compañía con sede en Mazatlán presenta una pieza basada en máscaras corporales

*El concepto y la dirección de la obra están a cargo de Octavio Zeivy y Marcela Sánchez Mota

*Se presentará en la Sala Miguel Covarrubias del CCU, del 21 al 23 de septiembre

Argonmexico / Después de su exitoso estreno en 2016 en el Teatro de la Ciudad de la CDMX, en función única en el marco del Encuentro Nacional de Danza, así como su paso por el Festival Internacional de Danza “José Limón”, el Festival “La Ceiba” en Tabasco, y el CECUT de Tijuana, la compañía Delfos Danza Contemporánea  codirigida por Claudia La vista Fernández y Víctor Manuel Ruiz-, regresa a los escenarios de la Ciudad de México con ES MEDIANOCHE… VARIEDADES NOCTURNAS.

Como parte de su gira de celebración por sus 25 años de vida artística, la obra se presentará el viernes 21de septiembre, a las 20 horas; el sábado 22, a las 19 horas; y el domingo 23, a las 18 horas, en la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario de la UNAM. El costo del boleto es de $80.00, con descuentos habituales.

El montaje, cuyo concepto y dirección corren a cargo de Marcela Sánchez Mota y Octavio Zeivy, codirectores a su vez de Foco alAire Producciones, es el resultado de un intenso laboratorio de creación de máscaras corporales e investigación sonora y musical. ES MEDIANOCHE… VARIEDADES NOCTURNAS es un espectáculo donde la magia de la noche desnuda las almas y los cuerpos de los intérpretes que viven a través de una voz que no es la suya y, en ello, la paradoja de la existencia. Su intención es abstraer el entorno actual, sustraer el mundo virtual, resignificar a cantantes y a personajes del mundo mediático de distintas épocas para someterlos a la visión irónica de sus autores.

En palabras de Víctor Manuel Ruiz: “Cuando tuvimos la oportunidad de ver La Audición en la Ciudad de México, quedamos enamorados del proyecto. Nos pareció que era una propuesta pocas veces vista, es la segunda vez que veo un trabajo donde se utilizaba la voz como instrumento o máscara de personaje y sentí que incursionar con esa técnica nos serviría como puente de conexión para hacer un trabajo en colaboración.”

El también coreógrafo e iluminador agregó que ES MEDIANOCHE… VARIEDADES NOCTURNAS es el resultado de 6 meses de trabajo intenso entre ambas compañías: “Fue duro, difícil y complicado para todos los integrantes de Delfos, un proceso extenuante pero también divertido. Tuvimos que romper con todos nuestros esquemas, pues Marcela Sánchez Mota y Octavio Zeivy trabajan desde otra perspectiva, otro ángulo… Y para nosotros fue necesario fragmentar nuestro concepto de lo que es el bailarín.”

Por su parte, la bailarina y coreógrafa Claudia Lavista asegura que “En ES MEDIANOCHE… VARIEDADES NOCTURNAS no te sirve de nada ser buena o mala bailarina, lo que te funciona es tu capacidad de interpretación y de transformación, pero una transformación desde el trabajo de máscara corporal que yo particularmente nunca había hecho. Todas las herramientas que yo tenía no me sirvieron de nada para este montaje. Tuve que reaprender desde el inicio, dejar atrás muchas cosas, como las formas de estar en escena y permitirme reformular desde cero los conceptos y las ideas que están trabajando Marcela y Octavio con nosotros…”

“Todos los integrantes de Delfos nos sometimos a un trabajo físico riguroso, desde la energía y no desde la forma. Es un trabajo que parte desde un aspecto más psicológico, donde la intuición es esencial, pero al mismo tiempo se tiene que ser asertivo. Es una pieza que no se logró de la noche a la mañana, por lo que después de un largo proceso de trabajo con las máscaras y desde una fiscalidad que tiene que ver más con un estado del cuerpo y con la energía del mismo, empezamos a proponer uno o varios personajes a partir de una serie de canciones”, señaló Lavista.

La técnica de máscara corporal, desarrollada por la coreógrafa Marcela Sánchez Mota, utiliza máscaras reales a manera de arquetipos: la larvaria, la psicológica, etcétera, sin embargo, en ES MEDIANOCHE… VARIEDADES NOCTURNAS, la voz es la máscara y para lograrlo, los integrantes de Delfos tuvieron que trabajar un largo proceso de laboratorio con máscaras verdaderas, donde aprendieron a manejar su energía para saberla utilizar de manera precisa y justa, y así dar en el blanco para el personaje y las escenas que se fueron construyendo.

Gracias a la transformación que experimentan, cada uno de los miembros de Delfos tuvieron la oportunidad de tocar aspectos de su esencia, desconocidos hasta entonces por ellos, al ir deambulando de un personaje a otro, o como en el caso de Víctor Manuel Ruiz, quien tras su retiro como bailarín, tiene la oportunidad de pisar el escenario a través de la caracterización de una Drag Queen en decadencia o un DJ que con su música prende al público asistente.

Con cada mirada perfectamente calculada, al igual que con cada gesto, ademán, caminata aleatoria, vestido rojo, camisa, pantalón y saco negros, peluca bien puesta, peluca quitada y rostro iluminado, Foco al Aire logró que Delfos cediera sus cuerpos y almas para, entre ambos, hacer que el público llore, ría y se deleite con lo bello, lo raro, lo trágico, lo patético y lo cursi.