Corporativos Pagan en México 1.8% de Impuestos; en EU, 3.4

Politica Al Margenargonmexico.com / Más claro, ni el agua… Tras refrendar que en México grandes consorcios eluden el pago de impuestos, cobijados en resquicios legales, el secretario de Hacienda se faja el pantalón y pide meter en cintura a esos corporativos; frente a las empresas mexicanas de todo tamaño que sí cumplen con el fisco en forma adecuada, y contribuyen con ello a sufragar el gasto público del país.

En lo que podría interpretarse como efecto de la amenaza de los senadores priistas de abstenerse a votar a favor del aumento de impuestos aprobado la semana pasada por la Cámara de Diputados, Agustín Carstens ejemplifica: los grandes contribuyentes en México, sin considerar a Pemex, aportaron en 2008 más del 35 por ciento del total de la recaudación nacional neta.

Y al seguirle el paso a su jefe, el Presidente de la República quien declaró que grandes corporativos pagan hasta menos del 1.8 por ciento de impuestos, el titular de las finanzas nacionales antepone categórico: hay consorcios y empresas de gran tamaño que por desgracia eluden dicho compromiso aprovechando espacios de la ley para disminuir al máximo posible sus contribuciones y en contra del espíritu de las mismas leyes.

Mediante un mensaje pronunciado la noche de este jueves, luego de la escaramuza legislativa registrada en la vieja casona de Xicoténcatl donde el PRI intentaba dejar solo al PAN a la hora de votar los dictámenes que contemplan aumentar impuestos, el secretario Carstens leyó un mensaje ante los medios de comunicación donde explicó en qué consiste la llamada elusión fiscal. “Sin constituir por sí misma un delito, sí es una práctica que lesiona el interés de la sociedad y de la Nación”.

Para añadir que en esa medida, las autoridades tributarias tienen la obligación de revisar constantemente el marco normativo para detectar los espacios de los cuales se están aprovechando algunos contribuyentes, para escatimarle a la sociedad y a la Nación las aportaciones que deberían hacer conforme al espíritu de la Constitución.

Tajante, repuso que nadie puede reprochar a las autoridades fiscales su esfuerzo para que las leyes cumplan el fin para el que fueron establecidas. Eso es lo que está proponiendo la reforma al régimen de consolidación fiscal que se está discutiendo en la Cámara de Senadores: reforzar la aplicación de la ley para que su cumplimiento se acerque más al espíritu y a la letra de la Constitución que señala la obligación de todos de contribuir equitativa y proporcionalmente.

Y considera como un “defecto de diseño de la ley” lo que está permitiendo el bajo pago de impuestos. Por eso es el diseño de la ley el que se busca cambiar. No es un problema de que las empresas estén mal auditadas o no cumplan con la ley.

No obstante, pide no confundir el debate: la consolidación fiscal es, en principio y en su origen, un buen esquema fiscal pensado para estimular el crecimiento de las empresas. Mediante este régimen un grupo de empresas con intereses societarios y económicos comunes tributan como si fuesen una sola unidad económica.

Es muy importante advertir –explica directo–, que la consolidación fiscal es un régimen optativo. “Permite la aplicación inmediata de pérdidas fiscales de una o varias empresas del grupo contra utilidades fiscales de una o varias empresas del mismo grupo; esto es: diferir el pago del Impuesto Sobre la Renta de un ejercicio.

También permite diferir el pago del ISR generado por los dividendos contables, esto es: permite el libre flujo de dividendos dentro del grupo, cuyas consecuencias son fáciles de detectar. Durante 2007 y 2008 los grandes contribuyentes en México pagaron en promedio una tasa efectiva de impuesto de 1.8 por ciento respecto de sus ingresos acumulables; mientras que una muestra muy amplia de empresas de Estados Unidos, de grandes contribuyentes, indica que pagan una tasa efectiva de impuesto de 3.4 por ciento respecto de sus ingresos acumulables. O sea, casi el doble.

Actualmente, el régimen de consolidación fiscal contempla cuatro circunstancias o supuestos bajo los cuales el impuesto diferido se entera al Fisco Federal: la desincorporación de la empresa; la desconsolidación; la disminución de la participación accionaria y cuando a nivel individual se extinga el derecho de amortizar pérdidas fiscales.

La modificación al régimen de consolidación fiscal propuesto por el Presidente Felipe Calderón consiste en añadir una nueva obligación de pagar el ISR diferido, es decir: los impuestos que ya se deben. Ese nuevo supuesto establece que los impuestos causados no se podrán diferir más de cinco años, en comparación con la situación actual en la cual esto no está precisado.

De aprobarse esta modificación se estaría cerrando una avenida de elusión fiscal por parte de grandes contribuyentes, aduce para agregar que además se avanzaría sustancialmente en el perfeccionamiento de nuestro marco tributario con vistas a una mayor equidad y proporcionalidad.

Destaca también que la reforma al régimen de consolidación es acorde con decisiones tomadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que ha reiterado que el legislador tiene reconocida la facultad constitucional de modificar la forma de tributar.

Por la tarde, la fracción del PRI en el Senado había indicado que no votaría el aumento del 16 por ciento al IVA, y criticó que por falta de acuerdos internos el PAN paralice las actividades del Senado; para anticipar que echaría abajo el aumento de 3 puntos porcentuales al uso de Internet, no así el de los teléfonos celulares.

En rueda de prensa, Carlos Jiménez Macías y Rogelio Rueda anunciaron que sólo esperan que el PAN se ponga de acuerdo, para generar los trabajos correspondientes, al indicar: el PAN debe tener claro que gobernar implica costos, y los debe asumir, no otros, menos cuando el PRI es sensible a la economía. Sí, estamos de acuerdo, O todos coludos, o todos rabones…

Comentarios: jarizmx@argonmexico.com y politicaargon@gmail.com

Deja un comentario