Conmemoran 53 Aniversario Luctuoso de Isidro Fabela Alfaro

TOLUCA, México.- Con el depósito de ofrenda floral y guardia solemne de honor para conmemorar el 53 aniversario luctuoso de ilustre Isidro Fabela Alfaro, a nombre del gobernador Eruviel Ávila Villegas, Carolina Alanis Moreno, directora general del DIF Estado de México, encabezó la ceremonia en la que se recordó a este ilustre personaje mexiquense.

Acompañada por los representantes Cristian Noé Velázquez Guerrero, de la  59 Legislatura estatal; Otoniel Campirán Pérez, del Poder Judicial; Gabino Tapia Ortiz, de la 22ª Zona Militar; así como Justo Niñez Skinfill, del ayuntamiento de Toluca, y directivos del DIFEM, Alanis Moreno rindió homenaje a quien fuera revolucionario, diplomático y gobernador del Estado de México.

“México es una nación llena de historia, libertad y justicia, con personajes mexiquenses que han contribuido en la construcción de este gran país, construyendo su historia e instituciones, por ello todos debemos amar y trasmitir a nuestros hijos los grandes valores que se han forjado a lo largo del tiempo y dar lo mejor de sí cada día”, subrayó.

Isidro Fabela Alfaro nació el 29 de junio de 1882 en Atlacomulco; en 1942 asumió la gubernatura del Estado de México para concluir este periodo en 1945, lapso en el que aprobó la autonomía del Instituto Científico y Literario de la entidad e inauguró el Hospital Doctor Gustavo Baz, en Tlalnepantla.

Abogado titulado en 1908, escribió cuentos y una vasta obra compuesta por estudios, ensayos, crónicas y otros géneros especializados en la Revolución Mexicana y Política Internacional, además de colaborar con el diario Excélsior, así como otros diarios y revistas nacionales e internacionales.

Este personaje simpatizó con los ideales revolucionario del Francisco I. Madero y en 1991, durante su gobierno, fue nombrado jefe de la Defensores de Oficio del Distrito Federal. Después del golpe de Estado de Victoriano Huerta contra el presidente Francisco I. Madero en 1913, asumió el cargo de diputado federal y se incorporó a la Casa del Obrero Mundial, donde el primero de mayo pronunció el discurso del Día del Trabajo, que por primera vez se celebró en México.