Con 399 Votos, 44 en Contra y una Abstención, Aprueban Ley de Ingresos 2018

Por José Luna

Argonmexico / Después de varias horas de áspero debate entre legisladores de PRI, PAN y Morena, fue aprobada en lo general y en lo particular por el Pleno de la Cámara de Diputados con 399 votos a favor, 44 en contra y una abstención la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2018.

Los reclamos en contra de la mayoría de diputados que votaron a favor del dictamen con proyecto de decreto fueron por intentar engañar a la ciudadanía con que el paquete económico “es responsable” y tendrá recursos para la reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos, en tanto que la contraparte rechazó que se esté creando un nuevo “gasolinazo”.

Con la aprobación de la Ley de Ingresos aprobada durante la álgida sesión encabezada por el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, se obtuvo un total de 5 billones 279 mil 667 millones de pesos (mdp), lo que significa un incremento de 43 mil 291.4 mdp a la propuesta inicial enviada por el Ejecutivo Federal.

Con ello, la Cámara de Diputados remitió al Senado de la República el proyecto de decreto el cual durante la discusión y aprobación en lo particular fue de 228 votos a favor y 192 en contra.

En el debate participaron diputados del PAN, PRD, Morena, Movimiento Ciudadano y Encuentro Social, quienes presentaron sus reservas a los artículos 1, 2, 3, 6, 8, 10, 11, 12, 13, 16, 18., 19, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, y 31, así como los Transitorios, Sexto, Octavo, Décimo, Decimoprimero, Decimosegundo y Decimoctavo, y la incorporación de uno nuevo, las cuales fueron desechadas.

La diputada Gina Cruz Blackledge (PAN) manifestó que derivado de la evaluación realizada por la Comisión de Hacienda y Crédito Público, que preside, se determinó realizar cambios a la iniciativa de Ley de Ingresos para el siguiente año enviada por el Ejecutivo.

Se modificó el precio del barril de petróleo para pasar de 46 a 48.5 dólares, aplicando la fórmula establecida en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria; así también, se ajustó el tipo de cambio promedio de 18.10 a 18.40 pesos por dólar, en línea con la evolución reciente del mercado.

Y se consideró mayor recaudación por ingresos tributarios y no tributarios, consistente con el desempeño observado en agosto y septiembre, tras la presentación de la iniciativa federal.

Cruz Blackledge refirió que el dictamen autoriza al Ejecutivo federal para contraer un monto de endeudamiento neto interno por 470 mil mdp y un endeudamiento externo neto de 5 mil 500 millones de dólares.

Igualmente se modificó el monto de endeudamiento de la Ciudad de México con la finalidad de que pueda contar con mayores recursos para atender la emergencia causada por el sismo del pasado 19 de septiembre, hasta por la cantidad de 5 mil 500 mdp,  diferente al propuesto por el Ejecutivo, que era de 4 mil 500 mdp.

En consecuencia, señaló que la recaudación federal participable se incrementa en 22 mil 800.6 mdp, para alcanzar la cifra de 2 billones 902 mil 721.9 mdp, y cubrir las necesidades de gasto de las entidades federativas.

El proyecto obliga al Ejecutivo federal a entregar a más tardar el 30 de junio de 2018 el presupuesto de gastos fiscales a las comisiones de Hacienda y Crédito Público, y de Presupuesto y Cuenta Pública, así como al Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, de la Cámara de Diputados.

Incorpora la obligación para que la SHCP reporte en sus informes trimestrales sobre los ingresos excedentes que, en su caso, se hayan generado con respecto al calendario de ingresos derivado de la Ley de Ingresos de la Federación, presentando la comparación de los ingresos propios de las entidades.

La panista manifestó que el documento presentado refleja el esfuerzo y compromiso de alcanzar equilibrio presupuestario y revertir la tendencia de expansión de la deuda pública, pero sin dejar de lado el delicado entorno social que vive el país y las complicadas relaciones internacionales de nuestra economía en el contexto global.

Al iniciar los posicionamientos, el diputado Justo Federico Escobedo Miramontes (PES) sostuvo que en general la Ley de Ingresos es “prudente y suficientemente sólida” para solventar las principales necesidades del país en 2018, ya que las modificaciones se hicieron de forma realista.

Consideró que resulta conservadora y congruente la apreciación del barril de petróleo a 48.5 dólares, toda vez que corresponde al incremento de la producción petrolera que se ha venido dando en México, que si bien ha sido en pequeña escala es sostenida como se demuestra desde el cierre del primer trimestre de 2017.

De Nueva Alianza, Luis Alfredo Valles Mendoza reconoció el esfuerzo del gobierno federal para disminuir la contratación de nueva deuda, la cual descenderá en 9.4 por ciento en términos reales, respecto a lo aprobado en 2017, se pronunció por la transparencia y rendición de cuentas en la aplicación de recursos públicos.

A su vez, la diputada Mirza Flores Gómez (MC), demandó honestidad, que la transparencia sea una política pública de Estado, para que el gobierno diga cuánto va a recaudar y en qué va a gastar los excedentes, a fin de que no se manejen de forma discrecional con adecuaciones presupuestarias.

“La Auditoría Superior de la Federación no ha podido comprobar el 54 por ciento del dinero excedente, que es de los mexicanos y no de quienes hacen las reglas altamente discrecionales para manejar los recursos”, indicó a la vez de refrendar el compromiso para la reconstrucción después de los sismos y por otorgar liquidez a través de beneficios fiscales a los damnificados.

La diputada Adriana Sarur Torre (PVEM) apuntó que la Ley de Ingresos 2018 mantendrá una baja dependencia del petróleo y el blindaje de las finanzas públicas, para enfrentar los retos del próximo año. “No habrá nuevos impuestos ni se incrementarán los existentes”.

Por Morena, el diputado Vidal Llerenas Morales se pronunció en contra del dictamen porque en la Ley de Ingresos “sí viene el gasolinazo, ahí está la recaudación del IEPS de gasolina claramente, y eso no va a bajar”. Además, la actualización del ISR y el incremento de la deuda que no tiene destino y que está mal clasificada.

El diputado Jesús Zambrano Grijalva (PRD) anunció su voto a favor del dictamen, ya que su grupo parlamentario hizo propuestas concretas como no considerar ingreso gravable la recepción de donativos; y mantener los subsidios al diésel marino y para uso agropecuario, así como un incremento de mil mdp de techo de endeudamiento de la Ciudad de México.

El diputado Armando Alejandro Rivera Castillejos (PAN) se pronunció a favor del dictamen al considerar que las modificaciones realizadas, además de favorecer el gasto para subsanar los efectos devastadores, generados por los sismos, servirán para modificar las variables macroeconómicas y obtener un mejor pronóstico en el presupuesto de 2018.

Yerico Abramo Masso (PRI) expresó su respaldo a la Ley de Ingresos y precisó que se hicieron los ajustes necesarios para enfrentar los desastres naturales que asolaron a las diferentes regiones del país, como ajustar el precio del barril del petróleo, actualizar el tipo de cambio del dólar y agregar diferentes medidas y estímulos fiscales para las personas afectadas.

Al hablar en contra del dictamen, la diputada de Morena Ariadna Montiel Reyes advirtió que la Ley de Ingresos para el siguiente año no enmienda los problemas de la hacienda pública, lo que sólo nos ha llevado al incremento de la deuda, por 6.3 billones de pesos.

La diputada María Esther Sherman Leaño (PRI) indicó que la aprobación de esta Ley de Ingresos debe probar a los mexicanos que al interior de esta Cámara “estamos pensando en ellos, no en nosotros; que no importan ni los colores ni las siglas, que no importan ni los proyectos personales ni lo que viene más allá, los que importan son los mexicanos. Es tiempo de que tomemos la mejor decisión para México”.