Comprometido Gobierno a Resolver Inseguridad Eficientemente: Segob

Por Daniel Gómez Trejo

*Ni burla ni engaño con mando militar en activo en Guardia Nacional: Olga Sánchez Cordero

*Titular de la Segob Inaugura en Cámara de Diputados foro: “Diálogos hacia la igualdad y seguridad de todas”

Argonmexico / La Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, sostuvo que no es burla ni engaño que la Guardia Nacional vaya a estar encabezada por un militar en activo, y no por un mando civil, como establece la reforma constitucional aprobada por el Congreso de la Unión y los 32 congresos locales.

En su oportunidad, la presidenta de la Comisión de Gobernación y Población, diputada Rocío Barrera Badillo (Morena), puntualizó que hay muchos retos por cumplir: tres leyes secundarias dentro de la ruta para instaurar la Guardia Nacional

La titular de la Segob, destacó en entrevista al término del foro organizado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, que el gobierno federal reforzará la frontera sur del país para registrar a todos los migrantes centroamericanos que ingresen al país, no por petición del gobierno estadounidense sino para salvaguardar la seguridad nacional de México.

Comentó que el nombre del mando de la Guardia Nacional será dado a conocer en su momento por el presidente Andrés Manuel López Obrador: “No es una burla ni es un engaño, tenemos un problema de seguridad en nuestro país que estamos comprometidos cuando menos a intentar resolverlo de manera eficiente”, señaló.

Hizo énfasis al señalar que es por la propia seguridad nacional debido al arribo de 76 mil migrantes al país de maneras irregular: “…Nosotros deberíamos conocer persona a persona quién está entrando por eso firmamos el pacto de Marrakech en el sentido de que la migración a nuestro país debe ser ordenada, segura y regular, que tengamos el registro de cada persona que entra a nuestro país”, acotó.

Más adelante, reservó pronunciarse por la visita del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mismo que hoy realiza una visita a la ciudad de Calexico, California, para reunirse con oficiales locales con la finalidad de discutir el tema de seguridad fronteriza, la crisis humanitaria y migratoria en la región.

Durante su participación en el foro en el que se refiere que cifras oficiales revelan que al menos una niña es asesinada cada cuatro días por el simple hecho de haber nacido mujer, la responsable de la seguridad interior de la nación resaltó que construir un México en paz requiere que mujeres estén al centro de estrategias de seguridad.

El compromiso, dijo, es crear las condiciones para que todas las y los mexicanos puedan vivir en un entorno seguro. “Acabar con la violencia que existe en muchas regiones es una de las principales demandas justificadas de nuestra sociedad al nuevo gobierno”.

La realidad es alarmante, agregó, porque más del 66 por ciento de las mexicanas declara haber sido víctima de algún tipo de violencia, y 3.2 millones de mujeres han manifestado haber sufrido agresión física o sexual por parte de su pareja.

“Todo esto demuestra que el miedo con el que viven las mujeres mexicanas de ser agredidas no sólo se manifiesta al salir a las calles, sino, en muchas ocasiones, se profundiza al permanecer en sus casas”.

Detalló que el gobierno actual implantó dos líneas de acción: primero, prevenir y combatir la violencia en contra de las mujeres, promoviendo políticas públicas en todos los ámbitos de la vida nacional, que contribuyan a eliminar cualquier forma de subordinación entre géneros, ya que es un tipo de violencia estructural y cultural.

 

A su vez, la diputada Barrera Badillo refirió que son tres las leyes secundarias que se deben concretar: las de la Guardia Nacional, la Nacional del Uso de la Fuerza y la Nacional del Registro de Detenciones. Son ordenamientos que definirán con una visión sistémica el esquema integral del combate a la inseguridad, mencionó.

“Esta instancia legislativa será aliada para darle celeridad al tema. Somos presidentas de comisiones importantes en esta Cámara y nos ha costado mucho. Saben que es imposible cambiar el paradigma en muchos aspectos y rubros; por ello, llamo al presídium para colaborar conjuntamente, gobierno federal, legislativo y judicial”, agregó.

Reflexionó que la violencia en el país parece que se ensaña en las mujeres; ante ello, el ámbito legislativo debe generar condiciones normativas para erradicar los feminicidios, crimen que se encuentra entre los delitos que más dañan a la sociedad. Desapariciones, violaciones, secuestros, trata de personas las golpean con mayor fuerza y frecuencia y rasgan el tejido social al romper el elemento cohesivo, que es la familia.

Hizo un  llamado a la sociedad y a los diferentes niveles del gobierno a participar para no dejar solamente un marco normativo en papel; “debemos dar resultados de lo que se necesita”, acotó.

Subrayó que en 17 entidades federativas se ha declarado la alerta de violencia de género, tan sólo en 2018 se presentaron casi 3 mil 600 casos de feminicidio “el reto es, evidentemente, de dimensiones monumentales”.

En ese sentido, ratificó que la Guardia Nacional será una institución que permitirá recuperar la tranquilidad. El conjunto de herramientas que en las leyes secundarias se establezcan ayudarán a que las mujeres se sientan seguras en su vida cotidiana.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Educación, diputada Adela Piña Bernal (Morena), dijo que es fundamental apostar a romper el paradigma del machismo y la misoginia desde las células familiares, para lo cual, aseguró, será muy importante la reforma educativa, que tendrá enfoque de derechos humanos y perspectiva de género.

Lo que se busca, agregó, es que desde la primera infancia y durante su formación, las niñas y niños sepan que tienen las mismas capacidades y oportunidades de desarrollo. “Lo que queremos es que desde la escuela se vuelva a reconstruir el tejido social”.

Agregó que gran parte de la violencia que sufren las mujeres, como la psicológica, física, económica, o hasta la discriminación en el ámbito profesional, en muchas ocasiones es invisible, y es más preocupante que se haya normalizado en la sociedad.

La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, diputada Wendy Briceño Zuloaga expresó que ante un México que ha sido golpeado sistemáticamente por el crimen organizado, la impunidad, la corrupción y la simulación, se debe tener voluntad política para resarcir daños y actuar desde el fondo.

Dijo que éste es el momento de establecer compromisos a favor de la vida de las mujeres y niñas en entornos libres de violencia; es tiempo de evidenciar a los violentadores, dejar de normalizar las agresiones, gestionar la reparación del daño y el acceso a la justicia para las que están inmersas en esta realidad social y garantizar la no repetición de todos estos hechos. “Este tiempo de resolver ya; ésa es la exigencia”.

En tanto, la legisladora Verónica María Sobrado Rodríguez (PAN) destacó la importancia de erradicar el feminicidio en nuestro país y expresó que se requieren reformas en el mecanismo de la alerta de violencia de género. Consideró que “las políticas públicas sin presupuesto no sirven”, por lo que pidió cerrar filas para que el próximo año esté acorde con las necesidades de las mujeres en México.

La legisladora del blanquiazul comentó que sus correligionarias llevan a cabo foros en los estados de la República, con el fin de recabar información en torno a una ley general para prevenir, sancionar y erradicar el feminicidio e incorporar un tipo penal único.

La diputada Beatriz Rojas Martínez (Morena) enfatizó que si más de la mitad de la población “somos mujeres, tenemos que trabajar en beneficio de este país”, sobre todo de las niñas, en erradicar la violencia, ya que “nos queda muy claro que es un problema sistemático, estructural, cultural y machista y que se tienen que hacer muchas modificaciones”.

Expresó la importancia de que en el proceso educativo, desde el preescolar, se enseñe a la niñez los patrones de conducta con una perspectiva de género. Consideró que también se debe avanzar en las recomendaciones de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), que es un tratado internacional de las naciones unidas firmado en 1979.

La comisionada nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), Candelaria Ochoa Ávalos, dijo que es urgente homologar el tipo penal de feminicidio para que los estados se adicionen al Código Penal Federal, porque aún hay entidades que no lo contemplan.

Consideró relevante crear o fortalecer las fiscalías y juzgados especializados, porque en los centros de justicia no está el Ministerio Público y no hay personal forense. Puntualizó que el Programa Nacional para Prevenir, Atender y Erradicar la Violencia contra las Mujeres 2018-2024 tiene que identificar las dimensiones, expresiones y evolución de agresiones a lo largo del ciclo de vida.

Nadine Gasman Zylberman, directora del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), expuso que aunque la falta de seguridad es un problema de toda la población, son las mujeres y las niñas quienes sufren múltiples expresiones de violencias diferentes a los hombres, debido a las prácticas machistas, sexistas y misóginas que aún permanecen en la sociedad.

Belén Sanz Luque, representante de ONU Mujeres en México, destacó que los altos niveles de violencia han generado costos enormes para la economía y la sociedad mexicana. “Es necesario formular nuevos paradigmas de seguridad nacional, interior y pública que permitan sustentar estrategias de recuperación de la paz y que deben ser multidimensionales, transversales e incluyentes”.

A pesar de la poca disponibilidad de datos oficiales en México, dijo, hay evidencia de que las mujeres y niñas son especialmente objeto de agresión sexual: 10.8 millones de ellas fueron sometidas en 2016 a algún tipo de intimidación, hostigamiento, acoso o abuso sexual. En 2018 se registraron 41 mil 480 delitos contra la libertad y la seguridad sexual.

Las niñas y adolescentes representan la mayoría de las personas desaparecidas menores de 19 años. Se ha identificado que el desplazamiento forzado afecta de manera desproporcionada a las mujeres, particularmente, a las indígenas y rurales. En 2017 ocurrieron 3 mil 14 defunciones femeninas por presunción de homicidio en México, lo que implica que nueve mujeres fueron asesinadas al día; de ese total, 341 eran niñas o adolescentes.

En su intervención, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, de la Secretaría de Salud, afirmó que es necesario revisar la legislación en la materia, porque “es considerablemente neutra y ajena al fenómeno de la violencia contra las mujeres”.

Por su parte, Bertha María Alcalde Luján, directora general de Apoyo Jurídico de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Pública, reconoció que se enfrenta uno de los retos más grandes en la historia del país que tiene que ver con una gran crisis en materia de seguridad que impacta de manera específica a las mujeres: violencia sexual, violencia doméstica, feminicidio, entre otros. “Es por eso que en este gobierno, conscientes de esta crisis, se creó la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana”.

La magistrada del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Celia Marín Sasaki, refirió que un tema relevante es el acceso a la justicia para las mujeres, porque atañe a un derecho humano contemplado en el artículo primero de la Constitución, se trata de reconocer la dignidad humana.