Cocoa en Desayuno Mejora Cognición en Niños, Revela Investigadora de UVM

Por Adriana Barrera

Argonmexico / Incluir en el desayuno chocolate oscuro antes de iniciar actividad escolar permite mejorar la cognición de los niños, esto es debido a que los flavonoles de cacao son prometedores como nutracéuticos con actividades neuroprotectoras, en el contexto de la exposición de niños y adolescentes a la contaminación del aire, afirma investigación de la Dra. Lilian Calderón Garcidueñas, especialista en neuropatología y neurotoxicología e Investigadora de la Universidad del Valle de México y de la Universidad de Montana.

La investigación titulada Flavonol-rich dark cocoa significantly decreases plasma endothelin-1 and improves cognition in urban children, fue publicada en Frontiers in Pharmacology, una plataforma de divulgación científica. En la investigación también colaboró Antonieta Mora Tiscareño, Maricela Franco Lira, Janet V. Cross, Randall Engle, Mariana Aragón Flores, Gilberto Gómez Garza, Valerie Jewells, Lin Weili, Humberto Medina Cortina, Edelmira Solorio, Chih kai Chao, Hongtu Zhu, Partha S. Mukherjee, Lara Ferreira Azevedo, Ricardo Torres Jardón and Amedeo D’Angiulli, especialistas de distintas Universidades, así como de Instituciones de salud de la Ciudad de México, Estados Unidos, Brasil y Canadá

La Dra. Calderón, quién ha realizado numerosas investigaciones sobre la neurodegeneración asociada a la contaminación, plantea que las exposiciones agudas y crónicas a los contaminantes de origen vehicular y los componentes de material particulado se han vinculado con la disfunción endotelial y el desarrollo y progresión de una amplia gama de enfermedades cardiovasculares, inflamación pulmonar persistente, inflamación sistémica y aumento de las concentraciones potentes de los vasoconstrictores (es decir, endotelina-1, ET-1). Cabe mencionar que la neuroinflamación y la disfunción endotelial interfieren de una manera grave para un correcto crecimiento y desarrollo del cerebro.

La investigadora explicó que en el contexto de niños que viven en zonas urbanas, expuestos todo el año a concentraciones significativas de ozono y material particulado, muestran deterioro de la atención, memoria a corto plazo y capacidad de aprendizaje. Esto es muy claro cuando se comparan poblaciones pediátricas pareadas por edades, género y nivel socioeconómico de la CDMX versus poblaciones con niveles de contaminantes por debajo de los estándares vigentes en los EUA (Epa Environmental Protection Agency).

De ahí la relevancia en que esta investigación se enfocara en estudiar la respuesta cognitiva de niños en estas condiciones. Para ello, se realizó un análisis integral sobre administración diaria de flavonoles – que contiene el cacao-, los cuales tienen propiedades vasodilatadoras y de mejoramiento significativo de la disfunción endotelial y los parámetros cognitivos.

Por lo anterior, este trabajo tuvo dos objetivos principales, en primer lugar, analizar un grupo de proteínas relacionadas con inflamación y daño endotelial que impactan la circulación cerebral -citosinas, quimosinas y endotelial ET-1 – junto con imágenes de espectroscopia magnética cerebral en la substancia blanca prefrontal y el hipocampo de los niños y por otro lado explorar el vehículo apropiado para la administración del cacao tanto para la absorción adecuada como para la aceptación de los niños, detalló la investigadora de la UVM.

De acuerdo con investigaciones previas de la Dra. Calderón y con numerosas referencias bibliográficas, se ha encontrado que los niños que habitan en la zona metropolitana de la Ciudad de México, exhiben un desequilibrio cerebral temprano en los genes implicados en el estrés oxidativo, la inflamación, la respuesta inmune innata y adaptativa, la proliferación celular y la apoptosis (destrucción o muerte celular programada).

Para llevar a cabo el análisis, a los niños participantes en la investigación se les incluyó como parte de su desayuno un licuado de leche fría o caliente con 30 g de cacao con azúcar al gusto.

No hubo cambios en su dieta normal, con la excepción de que el niño no consumió chocolate, alimentos con alto contenido de flavonol y complementos nutricionales en los 15 días previos al inicio de la intervención.

Como resultado, las concentraciones plasmáticas de endotelina-1 disminuyeron significativamente después del tratamiento con cacao.

Por lo que, la investigación pone en manifiesto que los efectos de la cocoa incluyen la mejora de la función endotelial, la reducción marcada del estrés oxidativo y la producción de citoquinas pro inflamatorias, eicosanoides y activación plaquetaria, es decir, mejoró la función celular.

Hay importantes efectos neuroprotectoras de los flavonoides del cacao, incluida la angiogénesis, la neurogénesis en regiones involucradas en el aprendizaje y la memoria, mejora cognitiva, además de efectos positivos en el estado de ánimo. La Dra. Lilian Calderón, puntualizó que es importante el seguimiento y prescripción de un especialista en pediatría y un nutriólogo para cada caso, ya que si bien se ha comprobado que es un alimento que tiene beneficios para la salud, contiene otras propiedades como lípidos que se deben considerar en la ingesta, de acuerdo a la masa corporal del niño. Por otro lado, la mala digestión de lactosa y la intolerancia a la lactosa podrían interferir con la absorción del cacao.

Calderón advirtió que la neuroprotection de nuestros niños debe de estar contemplada en las agendas de salud y debemos de recordar que la neuroinflamación juega un papel determinante en el desarrollo de cambios neurodegenerativos como los observados en la enfermedad de Alzheimer. Disminuir los niveles de partículas suspendidas finas pm 2.5 en nuestras ciudades debe ser una prioridad nacional, si queremos proteger la salud a nuestros niños y adolescentes.