Investigación en Seres Humanos Posibilita Desarrollo de la Ciencia

sereshumanosPor Carlos A. González

argonmexico.com/ TOLUCA, Méx. 14 de abril de 2010. Entre las enfermedades descubiertas a través de procedimientos en seres humanos -como la autopsia- destacan el Sida, Hepatitis Viral, cáncer por rayos x, entre otras; señaló el científico mexicano, Ruy Pérez Tamayo, quien dictó la conferencia “Investigación Biomédica en seres humanos” en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de México.

En este ejercicio académico que se llevó a cabo en el marco de las actividades conmemorativas al 55 aniversario del organismo universitario; Pérez Tamayo comentó algunos códigos y documentos históricos que hacen referencia a la investigación en seres humanos, vivos o muertos, así como las implicaciones positivas y negativas que éste tipo de prácticas han tenido para el desarrollo de la ciencia.
Ante alumnos y académicos de Medicina, encabezados por su director Luis Guillermo de Hoyos Martínez; el también jefe de la Unidad de Medicina Experimental de la UNAM comentó que la visión negativa que prevalece entre la comunidad no médica, e incluso entre algunos galenos, sobre la investigación en seres humanos proviene de la confusión de conceptos y valores que pertenecen a campos muy distintos.
Pérez Tamayo manifestó que la investigación en seres humanos es tan antigua como la medicina, la cual surgió al mismo tiempo que la especie humana; agregó que a lo largo de toda la antigüedad, la edad media, el renacimiento y la era moderna “la única forma de aprender cuáles son los resultados de distintas acciones terapéuticas nuevas en el ser humano es haciendo los experimentos relevantes en los enfermos que teóricamente pueden beneficiarse de ellas”.
Explicó que se trata de la investigación dirigida en beneficio directo del enfermo en el que se aplica; casi siempre  tiene que ver con nuevas formas de tratamiento médico o quirúrgico. El científico mexicano puntualizó que si los resultados de una investigación de este tipo son positivos, los beneficios se harán  extensivos a todos los demás enfermos con las mismas condiciones; pero hay ocasiones en que la investigación médica en seres humanos no tiene una orientación terapéutica pero está dirigida a aumentar el conocimiento general  sobre distintos procesos donde no sólo se requiere de pacientes, también de sujetos sanos.
Sus resultados –dijo-  no tienen una aplicación específica inmediata para mejorar el cuidado de ciertos enfermos o la salud  de la sociedad; además abarcan otra dimensión en la investigación: el cadáver.
Ruy Pérez Tamayo refirió que en México existe la Ley General de Salud de 1984, donde se establecen las bases sobre las cuales se puede desarrollar la investigación médica en seres humanos; comentó que en la última parte se refiere a un reglamento donde se tratan aspectos éticos en la investigación médica. Este documento que contiene 27 artículos es un claro ejemplo de coincidencia entre la ley y la ética médica.
Consideró que tanto investigadores como médicos deben conocer a profundidad dicho documento en el que se establece cómo debe realizarse, requisitos que deben cumplirse; cuidados y quiénes están capacitados para llevar a cabo investigación médica; cuándo debe interrumpirse y reglamenta sobre la investigación médica en niños donde se insiste que los padres o tutores sean responsables del consentimiento informado.

Deja un comentario