Ayuda Internacional por Ruptura de Presa en Brasil

De la Redacción

*Van al menos 65 muertos y 279 desaparecidos

*Fuerzas israelitas apoyan en el rescate de víctimas

*Cinco detenidos acusados de causar la ruptura de represa en Brasil

Argonmexico / Un comando de 136 elementos de las Fuerzas Armadas de Israel laboran en Brumadinho, estado de Minas Gerais, al sureste de Brasil, en búsqueda de sobrevivientes enterrados entre miles de toneladas de barro tras la ruptura de la represa Vale, de residuos mineros, ocurrida el viernes pasado. Además, reportes oficiales indican que al menos cinco personas han sido detenidas por su presunta participación en la alteración de documentos que habrían provocado la tragedia.

La ayuda israelita labora en forma conjunta con las autoridades brasileñas de manera continua, con la esperanza de localizar con vida a algunas de las 292 personas desaparecidas; los militares fueron enviados por el primer ministro Benjamín Netanyahu con base en la reciente alianza con el presidente Jair Bolsonaro.

La esperanza de rescatar con vida a más víctimas se amplió por la utilización de la avanzada tecnología militar israelí, toda ella suma unas 16 toneladas de material capaz de detectar la señal de un móvil hasta a cuatro metros de profundidad, además de sensores que diferencian la densidad del barro de la del cuerpo humano.

Los militares israelíes estarán destinados en la zona cero del desastre, la parte donde estaban las instalaciones administrativas de Vale, la empresa propietaria de la mina. Era la parte más cercana al dique que reventó, donde al mediodía del viernes almorzaban cientos de trabajadores.

Con respecto a los detenidos, fuentes oficiales revelaron que otros tres sospechosos eran empleados directos de la represa Vale, capturados en Belo Horizonte; estarán detenidas por 30 días, mientras se realizan las indagaciones que corroboren las sospechas de fraude en los informes de seguridad.

La ruptura de la presa en Brumadinho provocó una avalancha de lodo en las zonas colindantes, provocando la catástrofe que sepultó las instalaciones de la misma, la mina de hierro y varias viviendas en áreas rurales; en esa mina, el hierro se extrae con agua. Los residuos líquidos se albergan en balsas o represas alrededor de la mina para, en teoría, su posterior tratamiento. La avalancha recorrió 663 km de cursos de agua y alcanzó a 39 municipios en Minas Gerais y Espírito Santo, el mayor desastre ambiental del país.

Las instalaciones están clasificadas como una estructura de pequeño porte pero con alto potencial de daño de pérdidas de vidas humanas y de impactos económicos, sociales y ambientales resultantes de la ruptura de la represa.

Entre los desaparecidos había 100 empleados que estaban almorzando en el área administrativa de la represa cuando un torrente de lodo y agua lo golpeó, dijo el portavoz de bomberos teniente Pedro Aihara.

Bolsonaro visitó el lugar del desastre el sábado por la mañana y un gabinete de crisis fue instalado para monitorear la situación; a través de Twitter dijo que lamentaba lo ocurrido y giró instrucciones a los ministros de Desarrollo Regional, Minas y Energía y del Medio Ambiente, así como el Secretario Nacional de Defensa Civil para que viajaran a la región.