Arman Merequetengue en el Museo Nacional de Culturas Populares

Por Dany García

*Se trata del primer programa expositivo de este año en el recinto, El color de la Costa Chica, que presenta la diversidad étnica y cultural de la negritud

Argonmexico / La tercera raíz ha aflorado en el Museo Nacional de Culturas Populares donde se ha armado un merequetengue con tres exposiciones y la proyección de un documental, propuestas que dan cuenta de la negritud en una de las regiones más fascinantes del país, la Costa Chica.

Se trata del primer programa expositivo de este año en ese recinto que, titulado Merequetengue. El color de la Costa Chica, tiene como objetivo mostrar la diversidad étnica y cultural, así como algunas de las manifestaciones artísticas originadas en las comunidades afrodescendientes de la región costera de Oaxaca y Guerrero.

La muestra incluye las exposiciones Ruja. Afromexicanos de la Costa Chica de los fotógrafos Maya Goded y Alberto Ibáñez y Gráfica Cimarrón con piezas creadas colectivamente en el Centro Cultural Cimarrón de la comunidad El Ciruelo, Oaxaca.

También se presenta la muestra Canto de Ruja para Atzatzilistli integrada por máscaras e instrumentos intervenidos por el joven artista de Cuajinicuilapa, Guerrero, Baltazar Castellano y se proyecta el documental Son de Artesa de Sandra Luz López.

Entre sones y en presencia de una gran cantidad de afromexicanos y personalidades como la senadora Susana Harp, fueron inauguradas estas exposiciones donde la poeta Natalia Toledo, subsecretaria de Diversidad Cultural de la Secretaría de Cultura, advirtió que la negritud es un divino tesoro.

Recordó que antes de que se rebelaran los indios en América lo hicieron los negros e indicó que estas exposiciones, que son ampliamente disfrutables, muestran una negrería de pie.

Por su parte, Mardonio Carballo, director general de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, celebró que podamos juntarnos para hablar de otros hermanos de sufrimiento pero a partir del gozo, ya que en este gobierno, los pueblos originarios son la prioridad.

A mucha honra, dijo, el Museo Nacional de Culturas Populares abre sus puertas a los que no han sido escuchados. “Intentamos ser una ventana para que se vea lo que ha sido eclipsado” pues nuestra convicción, añadió, es que vivan todos los pueblos que nos dieron patria, incluido el pueblo negro.

El recinto, detalló, ha armado este Merequetengue para que podamos encontrarnos con esa otra raíz, ya que no se podría explicar el son jarocho, el huapango ni este país, sin la población negra afromexicana.

Lluvia Sepúlveda, directora del Museo Nacional de Culturas Populares, señaló que estas muestras son un recorrido que nos introduce en la cultura y tradiciones de la Costa Chica, a través de la mirada profunda de los fotógrafos Maya Goded y Alberto Ibáñez y del genio creativo de Baltazar Castellano con máscaras de diablos e instrumentos tradicionales intervenidos.

También nos permite conocer la obra gráfica producida colectivamente en el Centro Cultural Cimarrón, fundado en 1995 en la comunidad El Ciruelo de Pinotepa Nacional, mientras que el documental Son de Artesa recupera los sonidos e historia de quienes han mantenido viva esa importante tradición musical.

El fotógrafo Alberto Ibáñez celebró la oportunidad de mostrar el trabajo que desde la década de los noventa ha hecho en distintas comunidades de los pueblos negros de Oaxaca y Guerrero, a través de 40 imágenes junto a otro tanto de Maya Goded.

Castellano aseguró que este es un gran momento para la Costa Chica, un reconocimiento al pueblo negro a través del arte y sus manifestaciones culturales que son una semilla de identidad. “Tenemos una gran fuerza para que digan: ahí hay negros”.

Elder Ávila, integrante del Centro Cultural Cimarrón, destacó lo importante que para él ha sido “dejar el machete y estar aquí”, en el Museo Nacional de Culturas Populares que se pintó de negro con estas muestras.

Finalmente, la cineasta Sandra Luz López también celebró este momento para compartir su cine documental y a doña Catalina Noyola, la protagonista de Son de Artesa y la raíz del cine que realiza en la Costa Chica, lugar donde ha encontrado historias maravillosas.

El Merequetengue ha comenzado para disfrute de capitalinos y turistas que podrán disfrutar estas muestras de El color de la Costa Chica. Mientras Ruja. Afromexicanos de la Costa Chica se exhibe en la sala Guillermo Bonfil, la sala Cristina Payán presenta Gráfica Cimarrón, ambas hasta el 2 de junio.

Canto de Ruja para Atzatzilistli se encuentra en la sala María Sabina y el documental Son de Artesa se proyecta en las Galerías 3 y 4 hasta el 19 de mayo, en el Museo Nacional de Culturas Populares, av. Hidalgo 289, col. Del Carmen, en Coyoacán.