AMLO y Sexto Informe de Peña Nieto

Por: B. Manuel Villagómez R.

Argonmexico / A Peña Nieto le tocaron aproximadamente 26 billones de pesos en 72 meses y, por lo que informa, se ve que lo malo superó a lo bueno; Juan Pueblo se lo demostró con el voto, por lo que su publicidad de 6 años, diseñada para retrasados mentales es inútil, incluyendo la de su sexto informe por el contraste evidente con los temas y los discursos del presidente electo Andrés Manuel López Obrador y de quienes van a integrar su próximo gabinete.

Mañana toma protesta la LXIV legislatura quienes harán la glosa del sexto informe que resume los 72 meses del poder de Peña Nieto y el balance ya lo hizo el pueblo el 1 de julio pasado, claro que hay cosas buenas, con 26 billones el más tonto hace algo aparte del ridículo.

Faltan solo 90 días para que López Obrador tome el poder y se inicie el cambio de gobernar por la vía radical que aceptamos 30 millones de electores que vamos en contra de la política neoliberal que nos impusieron Reagan y Margaret Thatcher por medio de Miguel de la Madrid y que consiste en desaparecer el Estado Nacional Mexicano, abandonando el sistema de economía mixta que nos dio paz y tranquilidad durante 70 años, porque el estado respetó y aplicó el artículo 25 de la Ley máxima al aplicar el sistema de economía mixta en donde generó empleos el gobierno, el sector social y la I.P. y, de la Madrid, al obedecer a sus amos, aplica en los hechos el libre mercado, argumentando que sería el libre mercado el que resolviera la economía y ahí está el resultado: la concentración de la riqueza y la generalización de la pobreza pero, afortunadamente el art. 25 no se reformó y el estado sigue siendo el responsable de la regulación de la economía y esto es lo que viene, una equitativa distribución de la riqueza al aplicar los artículos 25, 27 y 28, de estos dos últimos lo que Peña Nieto dejo con su famoso pacto con el PRIANATO y el PRD de los Chuchos.

Andrés Manuel va a aplicar lo previsto en la Constitución, en cuanto a la rectoría en el desarrollo equilibrado y sostenible del país, precepto que se abandonó durante 6 presidentes, de la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto, y todos salen diciendo en su publicidad que dejaron un país mejor del que tomaron, puras falacias.

El trabajo de transición que han realizado AMLO y su equipo, es un resumen ejecutivo y congruente de muchos años de escuchar en campaña al pueblo, que pide una nación con paz, orden, justicia, sin corrupción, sin impunidad, sin tanta criminalidad, una nación que tenga otra imagen en el concierto internacional de la naciones, que dejemos de ser el país peor calificado de todos los de la OECD en criminalidad, corrupción, impunidad, educación, salud, desarrollo, acumulación de la riqueza y que, al estilo Salinista, sigamos presumiendo de tener el hombre más rico del mundo sentado en 50 millones de pobres con una riqueza totalmente inducida desde el poder.

En cuanto a la relación de Salinas con Peña Nieto fue total y, ahora con AMLO hay una diferencia del mar al cielo, pues mientras Salinas influyó para llevar a Peña Nieto al poder desde la boda con la gaviota, hasta la integración del gabinete y de su proyecto neoliberal, ahora con AMLO simplemente no tiene ninguna influencia, es el cambio verdadero, se acabó el “quítate tú para ponerme yo” y el influyentísimo en los negocios, concesiones, obras públicas y toda esa corrupción que se induce desde los despachos de asesorías de alto nivel nacional e internacional de ex funcionarios, coyotes de cuello púrpura y con llave de oro como picaporte para entrar desde Los Pinos a cualquier titular de estado, ahora, por la vía radical veremos el cambio que ya sentimos al escuchar el último informe que suena hueco ante la nueva realidad, murió el lema de “el PRI roba y deja robar”, el cambio es para muchos años.