Alumnos del IPN Elaboran Salchichas y Botanas con Harina de Chapulín

Alumnos del IPN Elaboran Salchichas y Botanas con Harina de ChapulínPor Mario Iván Bautista

Argonmexico.com / Con el propósito de contribuir a mejorar la nutrición de la población mexicana, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) elaboran salchichas y botanas altamente nutritivas a base de chapulines, debido a que este tipo de insectos constituyen una valiosa fuente de proteínas, vitaminas B1 y B12, así como de aminoácidos esenciales (lisina) para la alimentación del ser humano.

 

 

Estos novedosos alimentos fueron desarrollados por los estudiantes de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), Ivette Paulina Venegas Flores, Alma Laura Ramírez Espíndola, Mario Alberto Gómez Mejía, Felipe Adán Núñez Arévalo y Víctor López García, quienes aseguraron que una de las principales deficiencias en la dieta de los mexicanos son las proteínas, de ahí que elaborar salchichas botaneras, churritos y chapulines en escabeche, contribuye a mejorar el consumo de este tipo de nutrientes.

Gómez Mejía indicó que las proteínas son el principal componente de la estructura celular, por lo tanto son los principales nutrientes para el crecimiento y la constitución de la estructura muscular. “Las proteínas provenientes del chapulín son de muy alta calidad e inciden favorablemente en la formación celular, la constitución y reparación de tejidos y músculos, así como en el mejoramiento de la consistencia de la sangre del ser humano”, afirmó.

El alumno de la carrera de Ingeniería Bioquímica externó que normalmente la población mexicana consume carne de res, pollo, cerdo, pescado e incluso de conejo como fuente de proteínas; sin embargo, en pocas ocasiones consume insectos para obtener este tipo de nutrientes, por lo que consideraron que introducir estos alimentos en el mercado constituye una valiosa oportunidad para diversificar el consumo de proteínas de buena calidad.

Mencionó que el chapulín tiene aproximadamente el mismo contenido de proteínas que la carne roja, es decir, comerse 100 gramos de churritos elaborados con harina de chapulín equivale a ingerir un bistec del mismo peso. “La calidad de la proteína del chapulín es muy similar al patrón establecido por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)”, aseguró.

El estudiante politécnico refirió que el consumo de insectos es tradicional en diversos pueblos mexicanos, no obstante, muchas personas evitan este tipo de alimento por su apariencia poco agradable. Por ello, para lograr una apariencia atractiva a la vista y que incluso los niños consuman estos alimentos, decidieron elaborar churritos y salchichas a partir de la harina de los insectos y así alentar su consumo debido a que el chapulín tiene una gran tradición y un alto contenido de nutrientes.

 Gómez Mejía precisó que la elaboración de los churritos va enfocada a los niños, tanto de la ciudad como del campo, porque en ambos casos esta botana permitiría suplir el consumo de carne roja, jamón, pollo o pescado, alimentos en ocasiones inaccesibles para las familias de escasos recursos, además “este producto contribuiría a complementar los alimentos que se venden en las escuelas primarias e incluso podrían sustituir a los productos chatarra”.

 En cuanto a los chapulines que se preparan en escabeche, apuntó que la idea fue generar un producto innovador, ya que además de la proteína incorporaron algunas verduras con el propósito de introducirlo posteriormente en algunos mercados. Sobre las salchichas, dijo que están diseñadas para consumirse en el momento sin necesidad de procesarlas, aunque también se pueden cocinar al gusto y combinar con algún alimento de la preferencia del consumidor.

Mario Alberto Gómez señaló que los productos fueron elaborados con base en los estándares de calidad e higiene que establecen las normas correspondientes y, de acuerdo con las pruebas sensoriales, tuvieron una alta aceptación porque su sabor es agradable al paladar. “Los chapulines contienen gran cantidad de un polisacárido denominado quitina, que funciona como barrera natural para evitar la proliferación de microorganismos”.

Comentó que no descartan la posibilidad de constituir más adelante una microempresa para introducir estos productos en el mercado alimentario y de esa forma contribuir a mejorar la nutrición de los mexicanos.

Deja un comentario