4 de Julio, Izquierda Dividida, Siempre Será Vencida

carlos_lozano_de_la_torre_buenaPor David Pérez Calleja

argonmexico.com / AGUASCALIENTES. Ags.–El dilema del voto útil, que tienen los militantes de partidos que conforman la “chiquillada” política, ante la polarización de las preferencias políticas, comenzó a develarse el 20 de mayo. Así las cosas, el dirigente estatal de Convergencia, Luis Enrique Estrada Luévano difundió su decisión personal, y “mayoritaria” de los dirigentes y simpatizantes de ese partido de apoyar la candidatura de Carlos Lozano de la Torre, a gobernador de Aguascalientes.

La postura de Luis Enrique resulta entendible. Por una parte, debido a que Convergencia y el PRD rompieron el proyecto de alianza electoral que habían registrado ante el Instituto Estatal Electoral de Aguascalientes. Por consecuencia, la dirigencia estatal decidió no postular candidato a gobernador del Estado.

Así, ante la carencia de un candidato propio, los militantes y simpatizantes de Convergencia habían quedado a la deriva. Luis Enrique simplemente decidió lo propio: “en Convergencia –dijo-, hay más simpatía hacia Carlos Lozano”, y dejó a simpatizantes y militantes en “total libertad” para decidir su voto útil.

En el mismo sentido, un numeroso grupo de militantes del PRD, encabezados por el regidor municipal Abel Hernández Palos, renunciaron a su militancia. Luego, decidieron hacer un pronunciamiento público de respaldo al candidato Carlos Lozano de la Torre, para que conduzca el poder ejecutivo de Aguascalientes los próximos seis años.

“Nos vamos con Carlos y Lorena -dijo Abel-, pues los Ortega y los Alférez llevan al desastre al PRD”. Así las cosas, los decepcionados: José Cosme, Gorki Bañuelos, Rafael Rodríguez, Engracia Ramos, Roberto Frías y Hernández Palos, se unieron a la campaña de la “Alianza por Tu Bienestar” en respaldo de Lorena Martínez y Carlos Lozano.

Luego, ante el manifiesto de los inconformes, la dirigencia del PRD, más allá de explicar racionalmente la salida casi del 50 por ciento de sus militantes tradicionales, echó a tierra el asunto, y afirmó que Hernández Palos y su grupo, ya habían sido expulsados del partido.

Es cierto que las indicadores de intención del voto en las últimas encuestas publicadas por el diario Milenio, ubican al PRD con un porcentaje no mayor a seis puntos de la votación a emitir; esto equivale a unos 24 mil votantes efectivos (10 mil votos más que hace un año), pues se estima una participación ciudadana no mayor de 330 mil votantes; es decir, aproximadamente el 42% de la Lista Nominal.

Sin embargo, es relevante revisar los estudios de prospectiva electoral en los que PRD y Convergencia habían sustentado la posibilidad de formar una alianza opositora de izquierda arrojaban un porcentaje cercano al 10 por ciento de la votación total emitida. Esto significaba, para ambos partidos, la posibilidad de sumar juntos unos 35 mil sufragios en los comicios del 2010.

En los comicios 2007 y 2009, la suma de votos entre ambos partidos ha sido muy variable. Debemos tomar en cuenta que para los comicios de 2007, Convergencia ocupó el tercer lugar de la votación estatal al sumar 41 mil 516 sufragios; mientras que el PRD se ubicó en la quinta posición con 22 mil 300 votos. Para 2009, el escenario cambio: el PRD se mantuvo en el quinto lugar con 14 mil 510 votos, mientras Convergencia cayó al séptimo sitio con 10 mil 808 sufragios.

Ante el escenario actual, existe la posibilidad que tanto PRD como Convergencia reduzcan su presencia política local. En el caso del segundo, sería una hazaña que obtuviera nuevamente los 10 mil 808 votos de la pasada elección federal; pero al considerar la participación ciudadana estimada para el 4 de julio (42%), ese partido puede alcanzar el reparto de alguna posición plurinominal, pues serían suficientes unos 8 mil 250 votos, que representan el 2.5% de la votación total emitida.

Finalmente, el domingo 4 de julio veremos cuántos votos representará para el PRD la salida del grupo de Hernández Palos. Igual seremos testigos del supuesto abandono del 50 por ciento de militantes tradicionales de ese partido. Sin embargo, es muy posible que el PRD sume nuevamente los 14 mil 510 votos de la elección federal, esto equivaldría a 4 puntos de la votación total emitida y se haría acreedor al reparto de posiciones plurinominales.

Podemos concluir que PRD y Convergencia pasan por la mayor crisis política de su existencia en Aguascalientes. Para el sol azteca, obtener el 4 por ciento de la votación será la mejor muestra de su división interna. Para Convergencia, el 2.5 representa su falsa vocación como partido político y refleja una profunda crisis de identidad.

Sus comentarios: davidperezcalleja@yahoo.com.mx

Share this post

Post Comment