Pandemia Provoca Éxodo en Oficinas; Desocupados, 2.2 Millones de m2

Por Tania Arizmendi
Argonmexico / El impacto del cierre de establecimientos comerciales se concentra en la CDMX; propietarios particulares han optado por vender.
La pandemia de covid-19 ha impactado el mercado de bienes raíces. En la Ciudad de México, en zonas como Paseo de la Reforma y Santa Fe se pueden observar letreros de venta y renta en edificios que hasta el año pasado albergaban oficinas, los cuales evidencian el saldo negativo que la crisis sanitaria ha dejado en el sector inmobiliario.
Al cierre de 2020, la desocupación de oficinas en la Ciudad de México, en metros cuadrados, fue de 2.2 millones, lo que representa 46.6% más que la cifra registrada en 2019, la cual ascendió a 1.5 millones de metros cuadrados, de acuerdo con Pablo López Gallardo, director de Investigación de Mercado de la plataforma Solili.
La disminución en la ocupación corporativa se refleja también en Monterrey, Nuevo León, el segundo mercado más importante del país; Guadalajara, Jalisco, y la ciudad de Querétaro.
Ante la posibilidad de no poder retomar su negocio, propietarios particulares de oficinas han optado por vender y ajustar a la baja los precios de las rentas.
Pandemia deja oficinas fantasma
Los cotizados corredores de Reforma y Santa Fe reflejan el impacto negativo que sufre el mercado de bienes raíces a partir de la crisis sanitaria por covid-19.
obre Paseo de la Reforma –entre Bucareli y Chapultepec– y en Santa Fe –en la zona de Cruz Manca–, se pueden observar los letreros que revelan los saldos negativos que la pandemia por covid-19 ha dejado también en el mercado de bienes raíces. Lo que no se renta está en venta.
Fernanda Trillo, senior vice president de Coldwell Banker Commercial, dijo que igual que otros sectores de la industrial, en el mercado de bienes raíces “no se había visto nada como lo sucedido en la pandemia; habíamos tenido algunas crisis políticas y económicas, devaluaciones que afectan la economía, rebotaban y repercutían en los bienes raíces, pero nunca algo así a nivel global”.
“(La crisis sanitaria) sí ha afectado, nosotros nos dedicamos exclusivamente a la parte comercial, y en el retail (espacios comerciales) ha sido un golpazo, principalmente por el cierre de plazas comerciales”.
Pablo López Gallardo, director de Investigación de Mercado de la plataforma Solili, dedicada a sistematizar información del mercado corporativo e industrial, dijo que el mayor impacto de la desocupación de oficinas en el país está en la Ciudad de México, considerado el principal mercado corporativo a nivel nacional, con un rango entre 80% y 90% del inventario total.
Al cierre de 2020, informó López Gallardo, la desocupación de oficinas en metros cuadrados fue de 2.2 millones. Dijo que la desocupación de oficinas es de llamar la atención, ya que, en 2019, la vacancia fue de 1.5 millones de metros cuadrados. Esto significa que la desocupación en metros cuadrados de 2019 a 2020 aumentó 46.6 por ciento.

La desocupación actual de oficinas en el país se puede ejemplificar con los metros cuadrados de 26 edificios como la Torre Reforma –tiene 57 pisos de altura–, que tiene 73 mil 490 metros cuadrados de construcción.
“Actualmente hay 2.2 millones de metros cuadrados desocupados; hace un año había 1.5 millones de metros cuadrados vacantes; si hablamos en términos de metraje ha habido un incremento de metros cuadrados vacantes; ahora bien, la vacancia hace un año rondaba en 14.4 por ciento, el 2020 cierra con una vacancia 19.5; incrementó 5 puntos porcentuales, lo que tiene que ver con un número relativo, porque es una tasa de vacancia y hacemos referencia de lo vacante respecto del inventario, así es como se explica: la tasa (de desocupación) creció 5 por ciento, pero en números absolutos, crecieron al alrededor de 40 por ciento”, explicó el ejecutivo de Solili.
Trillo, por su parte, señaló que, ante la posibilidad de no poder retomar su negocio, propietarios particulares de oficinas han decidido vender. “Han empezado a vender, sobre todo los particulares; las fibras, fideicomisos y los grandes propietarios, que tienen propiedades patrimoniales, ellos no; son los particulares los que han incrementado la venta de bienes inmuebles”.
Impacta mercado inmobiliario
López Gallardo explicó que el mercado inmobiliario que ha resentido en mayor medida la pandemia, y que tiene que ver con la concentración y el tamaño del mismo, es el de la Ciudad de México, que representa actualmente aproximadamente el 80% o 90% de todo el inventario clase A y B que hay a nivel nacional.
Se ha comportado para la parte de inventario que ha crecido a menor ritmo precisamente por el retraso de las obras que hubo, mucho del inventario que se esperaba ha estado retardando; el inventario tuvo un crecimiento aproximado de 4%, 3.5%, cuando normalmente era del 8%, 10%. Y la tasa de vacancia ha aumentado por el tema de desocupación, específicamente en la Ciudad de México.
“Lo que estamos viendo en la Ciudad de México es que los últimos 3 trimestres de 2020 se reportaron tasas negativas de demanda neta. Esto significa que ha habido mayor desocupación que ocupación (de oficinas).
“La mayor desocupación, o el dato más grande de absorción neta negativa, se reportó durante el tercer trimestre, que fue de alrededor de 180 mil metros cuadrados; la absorción neta negativa fue de menos 121 mil; esto indica básicamente que los espacios ocupados por empresas han ido o recortándose o desocupándose; específicamente por el segmento de gobierno, el segmento público, de instituciones de gobierno son los que han dejado mayores espacios corporativos, porque el análisis indica que algunos mercados alternos, considerados grandes, como Guadalajara y Monterrey, tienen un mejor comportamiento, pero tienen que ver con que pocas transacciones se dan en esos mercados”, sostuvo López Gallardo.

Los números de desocupación de oficinas en plazas como Monterrey, que es el segundo mercado más importante del país, son de un incremento en la vacancia del 32 por ciento. Para Guadalajara del 15 por ciento, Querétaro, el 40 por ciento.
Este fenómeno, dijo Pablo López, ha obligado a un ajuste a la baja de los precios de las rentas, precisamente por la oferta que hay de espacios disponibles, aunque no tanto como a principios de la pandemia. En la Ciudad de México bajó un 3 por ciento; Guadalajara 4; Monterrey 2.5; Puebla hasta 13 por ciento, todo anual.
Por otra parte, mencionó el ejecutivo de Solili, la construcción de espacio de oficina ha bajado, pues los desarrolladores buscan un panorama más propicio.